Más revelaciones: Alegre y allegados usaban celulares encriptados

Además del ex intendente (tenía tres en su poder), también los habrían usado su hermano Gustavo, Enzo Herrera, Cecilia Vittar y Mema. Otros dos operaban en Buenos Aires y uno en Punta del Este. La Justicia busca en ellos determinar la ruta del dinero.
Varios teléfonos celulares encriptados para evitar las escuchas habrían sido el vehículo de las comunicaciones que mantenían el ex intendente, Julio Alegre con Enzo Herrera y otras personas allegadas que hoy están siendo investigadas por la Justicia del Crimen de Santiago del Estero.

Así lo reveló en su declaración ante el juez Juan Coria Vignolo, el ex proveedor de la comuna, quien afirmó que por insistencia de Gustavo Alegre, quien decía que las conversaciones establecidas a través de los teléfonos celulares estaban siendo grabadas, el ex intendente capitalino le ordenó la compra de diez aparatos que permitieran "comunicarse sin problemas".

Fue entonces cuando a través de internet, el propio Herrera averiguó que el aparato celular Nokia 73 podía utilizar un software encriptado de llamadas y mensajes, por lo que Julio Alegre le dijo que se encargara de la compra de dichos celulares.

La adquisición de los teléfonos móviles "se hizo a nombre de la firma La Productiva del Norte" y el software necesario para evitar las interferencias "lo compró el mismo Alegre en Buenos Aires".

Según fuentes judiciales, serían once los teléfonos celulares encriptados, los que tendrían un valor aproximado en el mercado de 5000 dólares debido al sofisticado sistema informático que utilizan.

Las investigaciones se habrían disparado cuando en el allanamiento a la casa de Herrera en el barrio privado de El Bracho se le secuestraron varios aparatos, que no tenían chips pero los datos habrían quedado en la memoria de los teléfonos.

De acuerdo con la información que manejan los investigadores, Enzo Herrera; el ex secretario de Coordinación de Gabinete municipal, Rodolfo Mema; Gustavo Alegre Vega (hermano de Julio y ex defensor del Pueblo municipal adjunto) y la escribana Cecilia Vittar (ex pareja de Julio Alegre) habrían tenido en su poder los teléfonos encriptados; en tanto el ex intendente Alegre, habría utilizado tres de esos equipos; dos habrían sido utilizados en Buenos Aires, uno en Punta del Este y el otro habría estado en manos de una persona a determinar.

El análisis de los teléfonos está en manos de la expertos de la Policía Judicial de la provincia de Córdoba y según los trascendidos cuando se descifró el aparato de Enzo Herrera se logró establecer el número de una entidad cambiaria con sede en Buenos Aires, que tiene una sucursal en Tucumán y un representante en Santiago del Estero, la que sería Maguitur.

Precisamente, esa casa de cambio y de turismo es la que reveló Enzo Herrera desde donde envió millones de pesos hacia Punta del Este por pedido del ex intendente , según consta en su declaración ante la Justicia.

Según fuentes de la investigación, actualmente la Policía Judicial de Córdoba está tratando de determinar los cruces de llamadas y el tiempo de duración de las comunicaciones entre los procesados por la millonaria defraudación a la Municipalidad de la Capital durante la gestión de Alegre y la entidad financiera.

Estas conexiones serían de vital importancia y consideradas claves para confirmar la ruta del dinero.

Comentá la nota