Un "reutemista" propuso mudar el Congreso a Rosario

Un "reutemista" propuso mudar el Congreso a Rosario
Diego Giuliano, abogado constitucionalista ligado al senador santafesino, dijo que eso ayudaría "a combatir el proceso de desfederalización" del país.
El abogado constitucionalista Diego Giuliano propuso hoy el traslado del Congreso Nacional a Rosario, para combatir el "proceso de desfederalización que padece la Argentina". El letrado, además dirigente político del sector de Carlos Reutemann, justificó el cambio que propone al mencionar varios ejemplos existentes en países de diversos continentes.

"La fragmentación del asiento físico de los Poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial es una experiencia bastante transitada en el mundo actual", enfatizó. Precisó que "es conocido el caso de Chile, cuyo Poder Ejecutivo está en la capital histórica de Santiago y el Poder Legislativo en Valparaíso, a 110 kilómetros".

Y en Alemania, tras la reunificación de 1991, añadió, "las Cámaras Legislativas decidieron llevar el asiento del Parlamento y del Gobierno a Berlín; el núcleo de las funciones políticas se localiza hoy en la vieja capital, seis Ministerios Federales permanecieron en Bonn y el máximo órgano del Poder Judicial, el Tribunal Constitucional Federal, tiene su sede en Karlsruhe".

Agregó que "Holanda posee su capital constitucional en Amsterdam, aunque la ciudad de La Haya, la tercera del reino, es la residencia del monarca y el asiento del tribunal Superior y de los Estados Generales (Parlamento)". Y en Sudáfrica, dijo, "Pretoria es la capital administrativa, Ciudad del Cabo, la legislativa, y Bloemfontein, la judicial".

El traslado del Congreso a Rosario "intenta moderar el efecto centrípeto que nuestras fuerzas políticas, económicas y sociales ejercen en el proceso de desfederalización que padece la Argentina", precisó Giuliano, candidato a concejal rosarino.

Destacó que "en Rosario, que no es capital de provincia, no puede reproducirse el conflicto de convivencia entre las autoridades nacionales y provinciales, ocurrido en el siglo XIX en Buenos Aires". También resaltó que "la globalización comunicacional e informatización de los sistemas hacen posible segmentar los procesos decisorios del gobierno tanto en términos funcionales como territoriales".

"La reducción del costo de transmisión de datos e imágenes, reduce también la necesidad de centralización: estar cerca o lejos perdió toda relevancia y los poderes del Estado ya no tienen razón para permanecer pegados o estrechamente contiguos", aseveró Giuliano.

No obstante, alertó que el cambio de la ubicación geográfica del Parlamento "servirá a la descentralización si implica una mirada que modifique el patrón de distribución espacial del poder, inaugure un cambio estructural en la articulación del Estado con la sociedad civil y refederalice el país desde las provincias, los municipios y las regiones".

Y advirtió también que "resituar físicamente al Congreso de la Nación en Rosario o en sus proximidades, tendrá sentido si ello significa crear un nuevo entorno que reinvente la capacidad de los gobiernos locales, menguando las diferencias entre grupos poblacionales localizados en distintos puntos del país".

El constitucionalista resaltó otros beneficios, como que el "centro" de Buenos Aires "se descongestionará administrativa y políticamente, mejorando sus condiciones de gobernabilidad". "La concentración asfixiante y burocrática del país en un único punto geográfico, en la teoría administrativa y constitucional está francamente en ruinas, pero paradójicamente y en la praxis goza de muy buena salud", advirtió.

Comentá la nota