Reutemann sueña con Duhalde y De Narváez para su proyecto 2011.

Reutemann sueña con Duhalde y De Narváez para su proyecto 2011.
En silencio, el senador elabora su estrategia presidencial; hará una gira por el exterior.
Desde el 28 de junio por la noche, cuando ganó las elecciones en Santa Fe por un ajustado margen, se impuso no hablar más en público de su candidatura presidencial para 2011. Pero Carlos Reutemann, que es un detallista al extremo, ya encomendó en sigilo a varios de sus colaboradores que armaran una fuerte estructura política para dar la pelea por la presidencia en 2011 desde el peronismo.

Reutemann profundizará su distanciamiento con los Kirchner en lo inmediato. De hecho, la semana próxima se opondrá abiertamente a los superpoderes y volverá a exigir una rebaja a las retenciones de la soja. En las últimas horas volvió a vincular al gobernador de Santa Fe, Hermes Binner, con la Casa Rosada y con la derrota electoral que sufrió el socialismo en su distrito.

Hoy tratará de ratificar su poder en el PJ santafecino cuando sus referentes en las comunas compitan en internas contra los aliados del diputado kirchnerista Agustín Rossi.

No está en sus planes inmediatos disputar la presidencia del PJ a nivel nacional porque cree que se desgastaría su figura. "Es más probable que Scioli se debilite mucho antes de lo pensado y el Lole acceda automáticamente a la jefatura partidaria", comentaron a LA NACION dos de sus más estrechos colaboradores. En este caso el ex corredor de Fórmula 1 no tendrá que hacer grandes esfuerzos, porque ya tendrá un camino allanado.

A Reutemann lo seduce la idea de establecer acuerdos con los líderes de Unión Pro, Felipe Solá y Francisco de Narváez, para "hacer pie" en el PJ disidente. Pero está convencido de que cualquier acuerdo con el PJ bonaerense y con los intendentes del conurbano lo deberá resolver primero Eduardo Duhalde.

¿Será el ex presidente un aliado en el armado de su campaña? "Lole respeta mucho a Duhalde y cree que cualquier alianza con el PJ bonaerense debe quedar en sus manos", dijo un allegado al senador del PJ.

El evalúa que eso no lo atará a Duhalde porque sabe que el poder del ex presidente quedará licuado en una mesa nacional del PJ disidente en la que se sentarán peronistas de peso como Juan Schiaretti, Juan Carlos Romero, Ramón Puerta o Jorge Busti. En verdad, Reutemann dialoga telefónicamente con todos. Desde peronistas ortodoxos hasta gobernadores kirchneristas como Gildo Insfrán (Formosa), José Alperovich (Tucumán), José Luis Gioja (San Juan) o Juan Urtubey (Salta).

Lo preocupan otros dos frentes por resolver para su proyecto 2011: el financiamiento de la campaña y potenciar su imagen en el exterior. Según pudo saber LA NACION, Reutemann tiene previsto realizar giras en Estados Unidos, Brasil y Europa con la intención de "vender" su imagen presidenciable.

El senador del PJ encomendó a sus allegados negociar con algunos bancos nacionales la instrumentación de un mecanismo de donación automática a una cuenta para sustentar su campaña presidencial. "Hay que empezar a reunir fondos genuinos y transparentes desde ahora porque en la campaña de Santa Fe llegamos con la lengua afuera", reflexionó Reutemann tras la última elección.

En el plano legislativo tiene los planes más claros. Desde el 10 de diciembre armará un interbloque federal en ambas cámaras con la llegada de los nuevos legisladores de Entre Ríos, Santa Fe y Córdoba.

Reutemann cree que es necesario ajustar los nexos con empresarios, la Iglesia, el sindicalismo y los militares.

Con el empresariado tiene buena llegada y consulta a los economistas Miguel Angel Broda y Carlos Melconián. Cuando entabló diálogos con la Iglesia lo hizo con el obispo de San Isidro y presidente de la Comisión de Pastoral Social, Jorge Casaretto. En el sindicalismo lo ven con buenos ojos los referentes de la CGT disidente Luis Barrionuevo y Gerónimo Venegas.

En los últimos días lanzó un duro mensaje contra el jefe de la CGT. "Moyano que se dedique a manejar los camiones", le dijo brevemente a La Capital cuando fue consultado por la eventual candidatura presidencial del camionero.

Reutemann cuidará cada detalle en su carrera presidencial. El domingo que ganó las elecciones, el senador Romero lo invitó a descansar en su casa de Cafayate. Pero Reutemann se negó. Adujo que prefería recluirse en su campo de Llamby Campbell. No quiso quedar atado a nadie. Ahora prefiere construir su imagen propia, y sin padrinos políticos.

Comentá la nota