"Reutemann sigue siendo la mejor opción para 2011"

Lo dijo Latorre, la senadora a la que expulsó el ex piloto por haber ayudado al Gobierno
Un día después de haber sido expulsada por Carlos Reutemann del bloque Santa Fe Federal, la senadora Roxana Latorre denunció que hay "un importante sector de la sociedad que está planteando que los Kirchner se vayan ya".

A ese sector, que no identificó con nombre y apellido, aunque lo relacionó con la Sociedad Rural de Rosario, le adjudicó la responsabilidad de haber agitado la polémica en torno a su firma en el dictamen del proyecto de legislación delegada, determinante para que se pudiera discutir en la sesión de ayer.

En diálogo con LA NACION, Latorre adjudicó esa conducta a "la ansiedad de la gente por ver reflejado en el Congreso el resultado del 28 de junio", con lo que descartó que se trate de un sentimiento golpista. No obstante, aseguró que el Gobierno "no está hoy a la altura de la recepción correcta del resultado electoral".

La legisladora volvió a reivindicar su alineamiento con Reutemann. "Sigue siendo mi jefe político y es el mejor candidato que tiene el justicialismo para las presidenciales de 2011", sentenció.

Pero el incidente parece haber mellado la relación, ya que el senador estuvo más lacónico que nunca con quien fue su socia política hasta hace poco menos de 48 horas.

-¿A quién acusó cuando habló de que hay sectores que quieren una salida anticipada del Gobierno?

-A mí me llamó poderosamente la atención que un sector de la Sociedad Rural de Rosario pusiera tanto énfasis en mi voto en comisión que, reitero, no habilitó el dictamen de mayoría, e inicia una campaña en función de una libre interpretación de lo que yo había hecho. Creo que hay un sector importante de la sociedad que está planteando que los Kirchner se vayan ya. Yo quiero que nos controlen cómo votamos, pero creo que hay que ser cuidadoso y no cruzar la raya.

-¿A quién ve con esa actitud?

-No, yo lo advierto en general, y aunque tengo buena relación con el sector agropecuario me llama mucho la atención cierto grado de intolerancia que usó este tema para decir que nosotros adherimos a las banderas políticas del kirchnerismo. Nada que ver.

-¿Se trata de una actitud golpista, según su visión?

-Creo que se debe más a la ansiedad de ver ya reflejado el resultado del 28 de junio. Por eso nosotros rechazamos el adelantamiento de elecciones, porque era previsible que estos meses de tránsito fueran de gran conflictividad, porque la dirección del voto fue en un sentido diferente de la conformación del Congreso y para que haya consonancia hay que esperar al 1° de marzo.

-¿Usted apoya la continuidad del Gobierno?

-Institucionalmente, por supuesto. Aunque nosotros hubiésemos querido un gobierno que, como Clinton y Lula, reformulara sus políticas públicas para llevar sus gobiernos a buen término cuando perdieron las parlamentarias de mitad de mandato.

-¿Eso está ocurriendo ahora?

-No se está viendo esto de parte del gobierno nacional. Pero, de todas maneras, de ahí a entrar en fáciles euforias y promover climas enrarecidos, me parece que tenemos que reflexionar todos desde el lugar que nos toca ocupar.

-¿Qué responsabilidad le cabe al Gobierno en esta situación?

-Creo que el Ejecutivo, en función de sus atribuciones, no está hoy a la altura de la recepción correcta del resultado electoral.

Comentá la nota