Reutemann, presionado para definirse por propios y ajenos

Por Gustavo Sylvestre

A la presión que le han metido para que acepte ya la candidatura presidencial, Carlos Reutemann sufrió en las últimas horas lo que en privado calificó como la ‘mayor traición’ política de su vida: la firma de la senadora Roxana Latorre habilitando el tratamiento de la extensión de las facultades delegadas por parte del Congreso al Ejecutivo. Tal fue el mazazo que sintió el senador para su proyecto político, que su esposa Verónica, convertida hoy por hoy en su exégeta, puso en su página de Facebook ‘R.L. OUT’. (Roxana Latorre, afuera).

No fue una buena semana para Reutemann. A la presión pública de Duhalde (para que defina ya su candidatura), la presión privada de algunos hombres del establishment en el mismo sentido y la ‘traición de Latorre’. Reutemann estuvo a punto de cerrar definitivamente la posibilidad de ser candidato para el año próximo. Sólo la intervención oportuna de su esposa y algunos íntimos lo hicieron recapacitar en ese sentido. Reutemann no soportó que Latorre, hasta ayer vocera de su proyecto político, ni siquiera le haya avisado de la jugada política que iba a concretar y además, le costó digerir que los medios de su provincia pusieran en duda su rompimiento definitivo con el kirchnerismo, proyecto del cual ya se encuentra definitivamente alejado.

"Así no soy candidato", expresó Reutemann en privado. Seguramente se tomará a partir del próximo fin de semana varios días de descanso en el exterior, y así tomar distancia de las presiones a la que viene siendo sometido para que apure el lanzamiento de su proyecto político para 2011.

"Si algunos sectores del país quieren tener ya una figura para hegemonizar las posturas contrarias a Kirchner que busquen por otro lado, porque Reutemann definirá él cuando lanzar su proyecto político. Que no lo apuren", sentencia uno de sus íntimos, al tiempo que cuenta que hace algunos días fue invitado a cenar por importantes referentes del establisment económico del país, junto a otras figuras del peronismo. En esa cena lo apuraron varias veces para que defina su futuro político. Reutemann no emitió opinión y se encerró en su habitual parquedad.

No obstante, le vienen aconsejando que arme rápidamente un equipo político que lo acompañe para evitar sorpresas como las de Latorre, y que ‘otros’ le pongan el cuerpo a las presiones que recibe por estas horas.

Se sabe que Reutemann le ha dicho a sus allegados que recién en el año próximo avanzará en su candidatura presidencial y que ahora no es el tiempo para que eso ocurra. Porque entiende que la gente no soportaría un lanzamiento tan prematuro y que eso le jugaría en contra.

Por eso se lo notó fastidiado cuando le preguntaron por los dichos de Duhalde, con quien hace varios años que no habla. Le devolvió gentilezas y lo sacó al ex presidente a la superficie, al ponerlo como un presidenciable, algo que a Duhalde le gustaría intentar. El ex presidente no logra sumar adeptos para su proyecto de confrontar contra Kirchner y ser el eje del rearmado del Justicialismo. Hasta trascendió cierto fastidio del reciente triunfador en la provincia de Buenos Aires, Francisco de Narváez, quien deslizó que las versiones que hablaban de una posible candidatura presidencial suya, salían de Lomas de Zamora, con el objetivo de perjudicarlo.

Otra interna que está en plena ebullición es la de la Unión Cívica Radical. Julio Cobos, en operaciones para ser el candidato presidencial, ha comenzado a tallar fuerte en la interna del centenario partido y ha nominado a su coprovinciano Raúl Baglini para la conducción del radicalismo. Gerardo Morales, que no quiere perder peso y sería el defensor de la candidatura presidencial de Lilita Carrió por ese sector. También está en operaciones e intentó esta semana voltear al presidente de la bancada de Diputados, el ganador cordobés Oscar Aguad, para nominar en ese lugar a Ricardo Alfonsín.

Lilita Carrió crea un nuevo partido sólo para confrontar políticamente con el sector de Margarita Stolbizer en la provincia de Buenos Aires, con quien ya ha roto definitivamente lazos.

Algunos seguidores del proyecto Morales-Carrió hasta sugirieron la idea de ‘cambiar’ la carta orgánica del radicalismo, para permitirle a Morales otra reelección, pero la idea habría sido abortada.

Cobos no para de armar para su proyecto 2011. A sus íntimos ya les ha comunicado que su permanencia en la Vicepresidencia tiene una fecha límite: febrero del 2011. Algunos de sus seguidores le sugieren que adelante la partida un año; febrero del 2010.

"La permanencia en el Gobierno le puede jugar en contra. Después de haber dicho que la justicia debe investigar el patrimonio de Kirchner como explica que sigue formando parte del mismo Gobierno?", se pregunta uno de sus seguidores.

Así como Reutenman parece estar en su laberinto, el vicepresidente Julio Cobos corre el riesgo de entrar también en su propio laberinto.

Comentá la nota