Reutemann presionado

Por estas horas, el ex gobernador debe estar pensando cómo evitar las presiones que generan la macropolítica y los operadores de turno.
Todos escucharon claramente a Carlos Alberto Reutemann: no va a decidir hasta enero del 2011 si va a ser candidato a presidente. Si hay algo que se le reconoce al Lole es el valor de su palabra, típico de los hombres de campo.

Para los operadores políticos, esa fecha "es haber tirado la gorra muy lejos" y no están dispuestos a esperarlo. Especialmente para Eduardo Duhalde, quien sueña con convertirse en el poder real de la Argentina. Hoy, desde la sede de MAP en Capital Federal, recibe a centenares de dirigentes de todo el país, entre ellos gobernadores que no quieren bajarse del tren de la historia.

"El Cabezón", como le dicen en Buenos Aires, mandó a su mujer -que estaba enfrentada con el senador santafesino- a limar asperezas mediante declaraciones floridas sobre su candidatura.

Este domingo fue el propio ex presidente quien se refirió sobre los posibles candidatos del peronismo. Y fue contundente: "Scioli no quedó intacto como presidenciable, a Macri no lo veo bien perfilado para 2011 y Reutemann es el que está mejor ubicado, pero tiene que decidirse lo antes posible". Metió presión para que vuelva un gesto, para seguir la construcción de la candidatura. Todavía no se juntaron. Tal vez por este año, tampoco.

En el círculo íntimo de Carlos Alberto Reutemann están trabajando para las elecciones provinciales de septiembre y no tienen orden de encarar reuniones con miras al 2011, aunque los teléfonos están al rojo vivo esperando señales.

Los tiempos del ex corredor no son los mismos de los empresarios, gremialistas, ruralistas u operadores políticos. Hay mucha ansiedad por construir una esperanza. No todos tienen el hándicap del Lole, un dirigente conocido y probado. También es cierto que existe el temor de que sobre la raya diga "no" y el peronismo se quede sin candidato ante el posicionamiento que tendría Julio Cobos con toda la oposición.

Eduardo Duhalde se muestra como el gran ganador del 28 de junio, pero no hay que desconocer el poder real y de veto del ex presidente Néstor Kirchner. Tiene un 30% de los votos que no alcanzan para imponer un candidato, pero que sí pueden hacer que alguien pierda.

Reutemann aprendió mucho en estos años de carrera política y conoce el poder real. Hay muchas turbulencias en la Argentina de hoy, aunque sabe que habrá nuevos vientos de cola que lo favorecerán. El problema es cómo puede construir una candidatura sin llegar condicionado.

Lo que le ocurrió en Santa Fe -lo fueron a buscar como el salvador del peronismo de los 90- no se va a repetir. Los jugadores nacionales son pesos pesados y los intereses personales y corporativos son muy fuertes.

Ante este panorama, Reutemann tendría una sola opción: preparar un programa de gobierno para una Argentina a 20 años, donde establezca el rol de todos los actores, las políticas de Estado en cada área y un acuerdo nacional para que perdure más allá de los gobiernos de turno.

No sería la candidatura de un político carismático, sino que él representaría un proyecto de país que todos los argentinos votarían para poner en marcha una Argentina creíble, confiable y seria, si no es así, será muy difícil que seduzcan al Lole para el 2011.

Comentá la nota