Reutemann confirmó que si gana en Santa Fe, se lanza en el 2011

Dijo que se sumaría a los presidenciables del peronismo, entre los que mencionó a Das Neves, Rodríguez Saá, Romero y Solá. Pero evitó responder si enfrentaría a Kirchner. Además, elogió al ex presidente, pero criticó la pelea con el campo.
Fiel al estilo calculador que lo distingue desde sus tiempos en la Fórmula Uno, ayer Carlos Reutemnan volvió a mover sus fichas para lograr que sus aspiraciones presidenciales, con las que acaba de sacudir al peronismo, avancen otro casillero. Fue al admitir que un resultado positivo en las elecciones a senador de este año en Santa Fe lo dejaría bien posicionado para el 2011.

Lole abrió el juego a fines de diciembre, cuando confesó en una entrevista con Clarín que "esta vez sí pensaría en ser presidente". Y ayer utilizó un juego de palabras para avisar que quiere ver como queda el tablero electoral antes de lanzarse. "Con el resultado puesto en el 2009, posteriormente se pensará en el 2011. Evidentemente, teniendo un resultado positivo desde la provincia de Santa Fe y, diríamos, representando al justicialismo, evidentemente de cara a las elecciones de 2011 me imagino que se agregará un nuevo candidato a los que se han lanzado", sostuvo, en declaraciones a Radio Continental.

Locuaz como pocas veces, el senador se imaginó disputando la cabeza de la fórmula peronista con otros que vienen pidiendo pista para colar en la grilla de partida. Mencionó a los ex gobernadores de Buenos Aires, Felipe Solá, y de Salta, Juan Carlos Romero, así como los madatarios de Chubut, Mario Das Neves y de San Luis, Alberto Rodríguez Saá. Admitió que "pueden agregarse uno ó dos más", aunque no incluyó en la lista a ninguno de los Kirchner.

De hecho esquivó una respuesta cuando le preguntaron si estaría dispuesto a enfrentar a Néstor Kirchner en caso de que el ex presidente intentara reincidir en el 2011. "Lo va a resolver el justicialismo", se limitó a señalar. Sobre Kirchner dijo que "hay políticas que hizo en el inicio de su gestión, allá en el 2003, que todos apoyamos. Pero hay algunas cosas del gobierno de Kirchner, como el tema del campo, que no es Kirchner sino de la Presidenta actual, que han cometido un serio error mal asesoramiento".

La estrategia del senador santafesino pasa ahora por no acelerar los tiempos. Por ese motivo, con fingida ingenuidad afirmó que "no dije nada para que tomara la dimensión que tomó", en referirse a la frase con la que expuso su propósito de anotarse en la carrera presidencial, de la que se autoexcluyó en el 2002.

Entusiasmado con el desparramo que armó con esa jugada, Reutemann comentó: "Las opiniones van de un lado a otro y son interesantes". De paso, el senador santafesino les salió al cruce a dos probables adversarios futuros que le atribuyeron el uso de la eventual candidatura en el 2011 para mejorar sus posibilidades de reelección este año en Santa Fe, donde gobierna el socialismo de la mano de Hermes Binner.

"Yo no hago ese tipo de especulaciones", respondió a los ataques que le dirigieron simultáneamente Solá y el senador socialista Rubén Giustiniani, a quien Lole debería enfrentar en los comicios de provinciales. Por más que ayer el ex piloto intentó sembrar otra intriga, al sostener que "todavía no decidí si me presento a la reelección".

Las reacciones por la salida al ruedo de Reutemann fueron tan dispares que generaron contrapuntos entre compañeros de ruta en el PJ así como en la oposición.

Mientras el jefe de Gabinete, Sergio Massa, dijo con deliberada cautela que "es una aspiración legítima", otro soldado kirchnerista, el vicegobernador Alberto Balestrini, la rechazó de plano.

El elenco duhaldista intercaló elogios de Francisco de Narváez hacia Lole con la descalificación que le dedicó Luis Barrionuevo. Hasta el matrimonio Duhalde discrepó. Chiche minimizó el posible lanzamiento de Reutemann, alegando que "es un hombre con dificultades para tomar decisiones", mientras el ex presidente le apostó con moderación, al afirmar que el santafesino "está en la pole position, pero tiene que clasificar".

Los más exultantes, como era previsible, son dos comprovincianos de Lole, el diputado Jorge Obeid y la senadora Roxana Latorre. Y ayer sumó su voz de apoyo el salteño Juan Carlos Romero.

Lole también dividió aguas en el noviazgo que viven la Coalición Cívica y el socialismo. Elisa Carrió juzgó su candidatura como "positiva" y disparó el enojo de su ex compañero de fórmula, Giustiniani, rival histórico de Reutemann.

Otro cruce fue de radicales mendocinos. Julio Cobos elogió a Lole y el senador Ernesto Sanz -que sería apoyado por el vicepresidente para su reelección- opinó que "es un reciclamiento del oficialismo".

Comentá la nota