Reutemann y Binner se tiraron con todo en el cierre santafecino

Reutemann y Binner se tiraron con todo en el cierre santafecino
Se cruzaron duras acusaciones en una disputa que termina con una gran paridad
ROSARIO.- "¿La agarraste a ésa? Fue un golpe al mentón". En una de sus paradas de campaña, Carlos Reutemann festejaba la ocurrencia que había tenido unos minutos antes en una entrevista televisiva. Para criticar la fuerte presencia en la campaña del gobernador socialista Hermes Binner, preguntó si alguien sabía el nombre de la candidata a senadora de la lista del oficialismo provincial, que encabeza Rubén Giustiniani. Ante el desconcierto de los periodistas, atacó: "No la conoce nadie porque en la campaña está todo el tiempo Binner. No respetan ni el cupo femenino y tienen un candidato testimonial encubierto".

Sólo una muestra del voltaje que alcanzó ayer el cierre de campaña en esta provincia, un último día que no incluyó actos masivos ni hechos de violencia, pero sí fuertes enfrentamientos verbales y una guerra de encuestas que anticipa una pelea voto por voto.

No podía ser para menos. Además de tres bancas para el Senado y nueve para la Cámara de Diputados, aquí se define por anticipado la suerte de dos proyectos presidenciales: el de Reutemann y el de Binner. Uno ganará las elecciones y quedará muy bien posicionado para 2011. El otro saldrá herido de gravedad.

Aunque el gobernador no figura en las boletas y prefiere no hablar de sus planes para el futuro, fue el gran protagonista de la campaña que el Frente Progresista clausuró ayer con una multitudinaria caravana por las calles de esta ciudad.

"En el Congreso necesitamos legisladores que no se olviden de la provincia. El problema con Reutemann no es personal, es de políticas", dijo Binner, a metros del Monumento de la Bandera y rodeado de algunos periodistas, unos 200 militantes y varias señoras de avanzada edad que pugnaban por sacarse una foto con "el doctor".

Lo miraban con atención Giustiniani, que va por su reelección en el Senado, y María Silvia Migno, la candidata por la que había preguntado Reutemann. "Lo importante es terminar con la hegemonía de los Kirchner en el Congreso. Hasta la 125, Reutemann acompañó al Gobierno en todo", aportó Giustiniani, que dijo estar más de tres puntos arriba en las encuestas.

La caravana del Frente Progresista no pudo llegar hasta la plaza Pringles, el lugar previsto para el cierre. A la misma hora allí se juntaron seguidores de Agustín Rossi, presidente del bloque kirchnerista en la Cámara de Diputados y candidato a la reelección. Aunque su lista marcha lejos de los dos primeras, todos los analistas coinciden en que una buena elección de Rossi podría darle el triunfo a Giustiniani.

El repunte

Artífice del gran repunte del Frente Progresista en la campaña, Binner había criticado, sólo unas horas antes, la presencia del ex corredor de Fórmula 1 en el sketch de "Gran Cuñado": "Hay límites y uno de ellos es el ridículo". Fue la pregunta obligada que debió responder Reutemann en cada una de las entrevistas que dio ayer, en las que se mostró "muy sorprendido" por el nivel de agresividad de la campaña, pero en las que no se privó de lanzar dardos contra el gobernador. "Yo no sé contra quién compito. Binner es un candidato testimonial encubierto. Y su candidatura es más trucha que las de Buenos Aires, porque ésas son testimoniales de frente march", dijo.

Reutemann repitió la frase en cada uno de los pueblos del sur de esta provincia que visitó en su extensa recorrida de cierre de campaña. Como en cada elección en la que participa desde 1991 (fue elegido dos veces gobernador y una senador) se trasladó en su propio auto e hizo el último acto en Rufino. Una cábala. Camino a Villa Mugueta, mientras subía las velocidades de la caja de cambios secuencial de su VW Passat con el índice derecho, explicó a LA NACION por qué había ido al programa de Marcelo Tinelli: "Quería mostrar que no soy cómo me muestran ahí, un tipo que se la pasa dudando. En las 24 horas de Le Mans tenía que agarrar una curva a 347 por hora".

Desde la entrada del Club Atlético Eduardo Hertz, donde recibieron al candidato con un asadito, retumbaba la canción que se convirtió en el hit de la campaña, "El Lole senador", una cumbia pegadiza adaptada por el grupo Lira. Luego de sacarse más de cien fotos, de besar mujeres y niños, de hablar al paso sobre el futuro de la Fórmula 1, logró sentarse a la mesa y disfrutar de un oasis en el clima agitado de la campaña. Su compañera de lista, Roxana Latorre, auguró un triunfo de entre 7 y 22 puntos. El presidente del PJ provincial, Ricardo Espinosi, invitó a todos a soñar "con un Lole presidente". El dijo que para eso todavía falta mucho.

Prevenciones por la gripe A

* Las autoridades de mesa designadas para la votación del domingo pidieron que en cada escuela haya alcohol en gel para prevenir un eventual contagio por la gripe A. Así lo reveló la jueza federal María Servini de Cubría, quien estimó que el operativo insumiría un gasto de 60.000 pesos.

Comentá la nota