Reutemann afila sus contactos con la mira en 2011

Se ve con embajadores, empresarios y con un gran número de dirigentes de peso en el PJ
Todo es muy sigiloso, casi secreto. Sin embargo, hay un movimiento subterráneo y constante de reuniones y acuerdos en las sombras en que se mueve Carlos Reutemann desde hace un tiempo que hace pensar en que el senador santafecino ya está preparando el terreno para armar su candidatura presidencial de 2011, aunque él lo niegue públicamente.

Empresarios de las más variadas corrientes, embajadores, gobernadores, intendentes, legisladores, sindicalistas y dirigentes del PJ desfilan ante un Reutemann que se siente ganador de los comicios del 28 de junio y empieza a oler aires de poskirchnerismo.

Las personalidades que concurren a las citas que arma el ex corredor de Fórmula 1 pueden ser tan variadas como los lugares donde se concretan: el despacho del Senado, su campo de Llambí Campbell, el hotel Francia de Recoleta, unas oficinas del PJ en Santa Fe o una despoblada estación de servicio en medio de la autopista Buenos Aires-Rosario.

Reutemann no quiere hablar de esos encuentros. "Me reúno con los mismos de siempre y me preparo para una campaña muy sucia. Pero hablo de esta campaña. Hoy ni pienso en 2011", reflexiona ante LA NACION. No dirá más que eso, y se muestra muy cauteloso al momento de hablar de sus contactos. Pero en su entorno dirán mucho más que lo que señala el candidato del PJ que quiere seguir en la banca de Santa Fe en el Senado.

"Acá está claro que si ganamos las elecciones legislativas, el 28 de junio por la noche empezamos a trabajar por la Presidencia y para eso hay que estar preparados", expresó un allegado al senador santafecino. Cuando sostiene que deben estar preparados, se refieren no sólo a los encuentros, sino también a los equipos de trabajo que se preparan para diversos temas con la ayuda de algunas ONG y think tanks .

Entre los empresarios que hablan con Reutemann se encuentra Sebastián Eskenazi, el vicepresidente de YPF y uno de los dueños del Banco de Santa Fe. Con los Eskenazi, Reutemann tiene relación desde cuando era gobernador. También dialoga con Cristiano Ratazzi y con otros empresarios italianos y españoles. También se reúne con referentes de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires y de Rosario. Lo sigue visitando el empresario de la Fórmula 1 Bernie Ecclestone, con quien tiene una larga amistad.

Acostumbrado a moverse por el mundo, Reutemann mantiene un fluido diálogo con embajadores y diplomáticos. No tiene interlocutores para ello, sino que él mismo los contacta o lo llaman. La semana pasada, tuvo una larga reunión con el embajador de España, Rafael Estrella, y con un grupo de consejeros de la embajada al que se les sumaron varios empresarios españoles. Los vínculos con el mundo diplomático los amplió desde la presidencia de la Comisión de Relaciones Exteriores y Culto de la Cámara alta. Allí engrosó una nutrida agenda de la diplomacia, aunque la política externa del senador santafecino tiene larga data. Lo llaman seguido, como lo hacen desde hace muchos años, desde el rey Juan Carlos de España, hasta el ex presidente de ese país José María Aznar, el chileno Eduardo Frei o el ex líder uruguayo Luis Alberto Lacalle.

Los gremios y la Iglesia

Si bien es cierto que no está acostumbrado a tratar con los gremialistas, Reutemann tiene un asiduo contacto con el sindicalista de peones rurales Gerónimo Venegas y con el líder del sindicato de Plásticos, Vicente Mastrocola. Este último lideró la semana pasada la firma de una solicitada en un diario de Santa Fe junto con 71 gremios provinciales que apoyan la candidatura de Reutemann para estos comicios.

En la Iglesia, Reutemann no tuvo muchos contactos últimamente. El obispo de San Isidro, monseñor Jorge Casaretto, es uno de los pocos con el que dialoga y con quien el senador santafecino se siente identificado desde el trabajo pastoral.

Pero en el ámbito en el que Reutemann potenció sus últimos encuentros naturalmente es en el PJ. En forma muy reservada, dialoga con dirigentes y gobernadores kirchneristas y también con peronistas disidentes, entre los que no incluye a Felipe Solá ni a Francisco de Narváez.

"La realidad del peronismo indica que para 2011 habrá que alinearse detrás de Reutemann", confió a LA NACION un destacado gobernador del PJ que visita seguido la Casa Rosada. La lista de visitantes peronistas es extensa y variada: Jorge Busti, Juan Schiaretti, José Luis Gioja, Ramón Puerta, Juan Carlos Romero y Mario Das Neves, entre otros.

Desde la Casa Rosada, Reutemann recibió varios llamados la semana pasada: el operador político de los Kirchner Juan Carlos Mazzón le ofreció armar una lista de unidad en Santa Fe con la seguridad de que su oponente, el kirchnerista y candidato santafecino Agustín Rossi se bajaría. Pero la respuesta de Reutemann sólo fue el silencio.

Comentá la nota