Reutemann admitió "una elección cerrada" en Santa Fe y condicionó su sueño presidencial a los resultados del 28

Reutemann admitió "una elección cerrada" en Santa Fe y condicionó su sueño presidencial a los resultados del 28
El senador se diferenció de Kirchner y atacó a Binner; en una entrevista con lanacion.com, reconoció que la estrategia del PJ en su distrito es "débil"; mencionó a los posibles postulantes para llegar a la Casa Rosada
La jerga del automovilismo se cuela, inevitable, en su discurso. Habla de carrera, de grilla y de posiciones. Hasta describe las legislativas del 28 como una especie de clasificación en la que, entre otras cosas, se definirán los protagonistas de la próxima pelea electoral. Claro que quiere estar entre ellos. Y sabe que en el podio que imagina hay lugar para uno solo.

Carlos Reutemann admite que dentro de dos domingos tendrá que esperar hasta último momento para saber si puede festejar. La diferencia que lo separa del socialista Rubén Giustiniani, que al igual que él aspira a renovar su banca en el Senado por Santa Fe, es mínima y aparece siempre que la encuesta la haya encargado él. En una entrevista con lanacion.com el ex gobernador se autopostuló como precandidato para 2011 y arriesgó quiénes serían sus rivales. Armó una lista en la que no faltó ni Néstor Kirchner.

Además, pronosticó que el ex presidente ganará en Buenos Aires pero que el Gobierno perderá bancas en el Congreso y defendió las candidaturas testimoniales. Embistió contra Hermes Binner y reconoció que la división del PJ en la provincia podría perjudicarlo.

¿Cómo describiría la campaña hasta ahora?

- La campaña fue en un increscendo de cruces y acusaciones. Vimos una escalada fenomenal hasta límites insospechados. Y todavía no sabemos si llegó a su punto máximo o si falta algo más.

- ¿A qué atribuye la escalada?

- El gobierno provincial entró de movida con los tapones de punta. Parecía que el gobernador se iba a dedicar a gobernar y no a hacer campaña. Pero fue al revés. Se transformó en jefe de campaña de [Rubén] Giustiniani. No se sabe bien quién es el candidato. El enorme gasto que se está haciendo en afiches y publicidad para imponer a un candidato en la provincia es realmente llamativo.

- ¿Qué dicen las encuestas?

- Depende quién las haga. Las nuestras nos dan ventaja y las de los socialistas les dan ventaja a ellos. Lo concreto es que el justicialismo va con una estrategia débil en la provincia que no es buena si estamos pensando en ganar. Vamos en dos frentes y compartimos el mismo electorado. Estamos sacándonos votos entre nosotros. Estamos ante una elección cerrada y esos votos pueden hacer la diferencia.

- ¿Esto aumenta las posibilidades de que Giustiniani gane?

- No lo sé. Lo que tengo claro es que hay votos dentro del mismo electorado que pueden definir un resultado final.

¿Qué lo diferencia de Giustiniani?

- El está en el socialismo y yo en un justicialismo disidente. Estoy en posición de defender la provincia de Santa Fe.

- ¿Y Giustiniani no defiende a la provincia?

- No. No quiero decir eso. En el tema del campo, por ejemplo, votamos juntos y defendimos los intereses de la provincia.

- Justamente teniendo en cuenta que últimamente votaron en el mismo sentido, ¿qué los diferencia?

- Que uno es socialista y otro justicialista.

- Y de Kirchner ¿qué lo diferencia?

- Los dos estamos dentro del justicialismo. Pero a raíz del conflicto con el campo tenemos posiciones muy diversas. Creo que Kirchner tomó una época complicada de la Argentina en la que veníamos del desbarranque de [Fernando] De la Rúa. El gobierno de la Alianza provocó una desilusión de la que [Hermes] Binner es muy responsable porque colaboró mucho para que De la Rúa llegara al poder.

- ¿Cómo evalúa la gestión de Binner?

- Es un gobierno de puro marketing. No cumplió con las expectativas que había generado.

- ¿Por qué cree que el Gobierno recurrió a las candidaturas testimoniales?

- El territorio de la provincia de Buenos Aires es muy especial y ante una elección tan vital, se está tratando de poner todo lo que se tiene que poner para ganar.

- ¿Y qué opima de esas postulaciones?

- Si los candidatos asumen los cargos para los que se presentan los argumentos en contra se terminan.

- ¿Y si no asumen?

- Habrá que ver en el momento en que tomen la decisión. Hasta diciembre no sé qué van a hacer.

- ¿Cree que van a asumir?

- Pregúnteselo a ellos.

- ¿Por qué cree que el kirchnerismo plantea que en las elecciones se pone en juego la gobernabilidad?

- Creo que tiene que ver con pensar que el Congreso va a poner palos en la rueda. Si hay una pérdida electoral en una de las cámaras para el oficialismo va a aparecer una cosa de mayor consenso, de necesidad de conversar. A todos los gobernantes les gusta tener mayorías para que las cosas sean más ágiles y rápidas.

- ¿Cree que el Gobierno va a aceptar dialogar más si pierde bancas?

- Es inevitable que lo haga. De todos modos, hay que ver cómo se encara el período de transición que va a ser muy largo.

- ¿Qué opina del pronóstico de [Elisa] Carrió según el que, más allá del resultado del 28, el PJ en sus distintas vertientes va a actuar en bloque en el Congreso?

- Es como decirme a mí, que vengo apoyando al campo, que el 29 me voy a poner en contra del campo. El que está pensando eso no me conoce.

- ¿Y más allá del campo?

- Tampoco apoyé el adelantamiento de las elecciones ni los superpoderes. Las convicciones que tengo no las voy a cambiar. El que lo cree, lo cree. Y sino, mala suerte.

- Binner lo acusa de renegar de su historia política, de no hacerse cargo de su pasado menemista, incluso de haber privatizado el Banco de Santa Fe

- Yo no privaticé el banco. Binner miente. El proyecto de privatización fue ingresado a la Legislatura por el gobernador que me sucedió [Jorge Obeid]. Respecto de mi pasado, es lo mismo que yo le diga que no tiene que estar muy orgulloso de la crisis que vivió la Argentina por De la Rúa y [Carlos] Chacho Alvarez. A mí me tocó Menem presidente como después me tocaron otros. Hay que tomar con pinzas todo lo que dice Binner.

- ¿Por qué quiere ser presidente?

- Lo que digo es que con los que salgan victoriosos de las elecciones del 28 se va a armar una grilla de dirigentes, tanto del justicialismo como de la oposición, en la que van a tener una posición preferencial los que salgan victoriosos en sus provincias. Pero me parecería un error gravísimo estar hablando de 2011 el 29.

- ¿Usted va a estar en esa grilla?

Si salgo victorioso, sí.

- ¿Y a quién más se imagina?

- Y ? podrían estar [Daniel] Scioli, [Mauricio] Macri, [Felipe] Solá ? (piensa y repasa con los dedos de la mano derecha), Reutemann, ¿a Macri lo nombré? Y del otro lado [Julio] Cobos, Carrió y el senador [Ernesto] Sanz.

- ¿Y Kirchner? ¿Cree que va a ser candidato a presidente?

- No lo descarto. Creo que va a tener un rol importante en el justicialismo en 2011. Es un hombre que lucha. Va a cumplir un rol importante. Si va a ser candidato o no ? Eso lo saben él y su espejo.

- ¿Va a ganar en la provincia de Buenos Aires?

- Sí.

- ¿Usted gana el 28?

- Es una elección que hay que pelear. Es una elección peleada, como todas a las que fui. Nadie me regala nada ni me pone una alfombra roja para que vaya tranquilo. Es una carrera sucia, mugrienta.

- No me dijo por qué quiere ser presidente ?

- Una vez que tengamos la grilla, lo vamos a ir observando. Por ahora no. Si estoy en la grilla veremos. La Argentina es un país muy cambiante.

- ¿Va a estar en la grilla?

Si gano voy a estar.

Comentá la nota