Reuniones con las segundas líneas

La estrategia ya ha sido definida: Carrió, Morales y Juez tendrán que hablar con Giustiniani y otros referentes del socialismo, pero Binner será preservado de esos encuentros. Los acuerdos serán por distrito de cara al 2009.
"La foto no sirve más, y por ahora es sólo eso" dijo a Rosario/12 un dirigente del Partido Socialista en relación a los contactos de los operadores de Elisa Carrió y Gerardo Morales para sumar al gobernador de Santa Fe a un frente opositor. "En la provincia el Frente Progresista, Cívico y Social viene funcionando a muy bien, con reuniones quincenales con los legisladores y con listas comunes en las elecciones", sostuvo el dirigente que adelantó que "hay que preservar la figura de Binner, y sobre todo el año que viene en el proceso electoral en el que no será candidato". Lo cierto es que el gobernador está en España desde comienzos de semana y el avión que lo trae de regreso a la Argentina está aterrizando este mediodía. Binner no formuló declaraciones, aunque hizo saber a través de sus voceros que "no es momento para transitar estos temas en medio de la crisis financiera internacional a la que se agregan los problemas propios del país y de la provincia", y así se lo hicieron saber a Luis Juez que llegó con la intención de tomar contacto con el mandatario y a Elisa Carrió que estuvo el viernes en Rosario y que en su agenda no tenía confirmado ningún encuentro con la dirigencia socialista.

"Binner es la figurita difícil", se jacta un estrecho colaborador del Gobernador que sostiene que "nosotros podemos ir a reuniones, de hecho vamos a tener encuentros, es probable que vaya el Presidente del partido, el Senador Giustiniani, pero juntarse para la foto no sirve para nada", insistió el dirigente. Desde el partido, la diputada Silvia Ausgburger había manifestado lo que de algún modo será la posición oficial de los socialistas: "El hecho de que no haya necesidad de consagrar una fórmula presidencial, permite a cada distrito o provincia avanzar según sus particularidades", dijo la legisladora nacional, refrendando lo que en la práctica se da en Santa Fe. El ARI --partido literalmente en 4-- integra el bloque de diputados del oficialismo y tiene una buena relación con el PS, lo mismo ocurre con el sector de la UCR que está integrado al gobierno no sólo a través de legisladores sino también de funcionarios de primeras y segundas líneas en el gabinete provincial. Por esa razón es que tanto Binner como el resto de sus camaradas intentarán evitar la exposición mediática a nivel nacional, teniendo en cuenta también que las perspectivas electorales para el año que viene son buenas para el Frente Cívico y no tanto para una fuerza de similar composición fuera de los límites de la provincia, y eso se explica a partir de la presencia de Binner aún cuando no será candidato.

Desde algunos sectores del peronismo hacen una lectura similar y es por eso que no le va resultar sencillo diseñar una campaña para competir con los candidatos del Frente Cívico. "Vamos a poner el tema de las retenciones bajo un paraguas protector", bromeo Agustín Rossi, pero no tanto. Es que el Jefe del bloque de diputados nacionales está firme en sus aspiraciones de encabezar la nómina para retener su banca y por otro lado en la misma boleta la idea de Néstor Kirchner es que el nombre impreso sea de Carlos Reutemann. El Lole que confió a Rosario/12 que "no hablamos de candidaturas con Kirchner", parece dispuesto a aceptar ese "paraguas" que remeda la figura acerca de la negociación de la soberanía por Malvinas de antaño. En cualquier caso, la estrategia del peronismo no está definida y el pragmatismo de sus dirigentes los llevará a decir más cerca de la fecha si conviene o no "pegarse" a la estrategia nacional. Los socialistas, en cambio tienen bien claro que la disputa debe ceñirse al territorio y que si bien la figura de Binner tiene dimensión nacional, el 2009 parece una fecha prematura para su lanzamiento. Eso lo saben también los dirigentes que insisten en "sumarlo ahora", no sólo por lo que representa como atractivo para el electorado no peronista, sino porque después de los comicios legislativos y con "los porotos contados" la figura del Gobernador santafesino probablemente tenga otro peso, superior al de hoy, y también al de sus eventuales aliados.

Comentá la nota