Reunión de urgencia de la Unión Africana

La UA condenó la toma de poder por la fuerza. Buscará una salida "de acuerdo con la Constitución", suspendida por los militares rebeldes.
Mientras el pequeño país de Guinea Conakry se hunde en el caos a raíz de un golpe de Estado perpetrado el lunes por el Ejército, la Unión Africana (UA) se reunirá este miércoles con carácter de urgencia para tratar el tema y encontrar una salida pacífica a otro conflicto que sacude el continente más pobre del mundo.

"Esta toma de poder constituye una flagrante violación de la Constitución de Guinea", declaró el presidente de la Comisión de la UA, Jean Ping, quien exigió que la sucesión presidencial en el país se produzca "de acuerdo con la Constitución".

Luego de que el presidente Lassana Conte falleciera el lunes pasado, este país del este africano cayó en una acefalía de poder que fue aprovechada por un grupo de militares.

"La Comisión ha dado los pasos necesarios para que se celebre la reunión con carácter de urgencia del Consejo de Paz y Seguridad para examinar la situación", indicó Ping en un comunicado.

Ahora, las autoridades de factas anunciaron la disolución del Gobierno y la suspensión de la Constitución. Sin embargo, los golpistas aseguraron que en 2010 llamarán a "elecciones libres, creíbles y transparentes".

Según informaron los medios locales, la única preocupación del Ejército rebelde es la de "salvaguardar la integridad territorial" y consideran su acción como "un acto de civismo que pretende salvar un pueblo en peligro".

Por su parte, el presidente de la Comisión remarcó que "se ha puesto en contacto con la Comunidad Económica del África Occidental (ECOWAS) y con los países vecinos de Guinea Conakry para discutir los esfuerzos coordinados que se llevarán a cabo para tratar la situación y ayudar a Guinea a que supere la crisis", se añade en el comunicado.

"Hacemos un llamamiento a la comprensión de todos los guineanos, especialmente los militares, mientras tratamos de solucionar esta cuestión de importancia nacional", dijo Souaré, que puntualizó que quienes anunciaron la disolución del Gobierno y la suspensión de la Constitución no han utilizado la fuerza.

Conté, de 74 años y enfermo de diabetes, murió el lunes pasado luego de un largo suplicio. Pero el actual caos post mortem no es inédito en Guinea Conakry. El mismo Conté había llegado al poder mediante un golpe de Estado llevado adelante tras la muerte de Ahmed Sekou Touré, primer presidente del país desde la independencia de Francia, en 1958.

Comentá la nota