Reunión para calmar al "Tsunami" Macri

El jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri, se reunió ayer con su primo Jorge por pedido expreso de sus socios bonaerenses Francisco De Narváez y Felipe Solá para que "lo contenga de alguna forma".

Esa "contención" sería su designación dentro de los candidatos a diputados provinciales de la tercera sección electoral, pero no en los primeros lugares. "O segundo o cuarto", fue la información suministrada por los máximos responsables del armado macrista bonaerense.

La necesidad por aplacar la "furia" del legislador provincial nació desde el propio binomio bonaerense, ya que habían sido amenazados por el primo Macri de conformar una lista propia en el territorio bonaerense en respuesta al "destrato" recibido.

El jefe de gobierno tuvo que aceptar la solicitud de sus aliados y cenar con su familiar directo, a quien no veía desde su traumática salida de la conducción del PRO bonaerense. Allí Mauricio fue muy claro sobre la necesidad de cuidar la alianza, le explicó que "el techo es la unidad con Francisco y Felipe" pero coincidió con Jorge en la obligación de cuidar "los espacios obtenidos en las anteriores elecciones para poder seguir construyendo el proyecto nacional" que concluiría con Macri candidato presidencial.

Tras la reunión entre Solá y De Narváez, el alcalde porteño había puesto el grito en el cielo por la distribución de los cargos para contener la "renuncia" del ex gobernador bonaerense para encabezar la lista.

La estrategia era clara: podían permitirse renunciar al 33 por ciento de los lugares en las listas nacionales, ya que todos los candidatos de la Capital Federal los ponía el macrismo, pero no estaban en condiciones de relegar espacios en las listas distritales y seccionales, "indispensables" para el armado nacional.

"En muchos lugares hicimos excelentes elecciones y tenemos candidatos muy buenos para las próximas intendencias, y eso no lo podemos regalar si tenemos otros horizontes para dentro de dos años", explicó uno de los colaboradores de José Torelo, el interventor del PRO bonaerense.

Por ese motivo, y tomando como "techo" la construcción política con De Narváez y Solá, es que se especuló con que el PRO presentase listas propias de candidatos seccionales y locales. "Si nos van a tirar para atrás, vamos con lo que tenemos y listo", amenazó Macri a sus aliados, quienes también pusieron en duda el porcentaje fijado inicialmente para el resto de las listas.

En la reunión de la semana pasada ante todos sus "referentes" provinciales, Torello, les pidió a sus dirigidos que "defiendan con uñas y dientes" los espacios en las listas legislativas que empezaban a ser discutidas con sus socios Francisco De Narváez y Felipe Solá. Por ese motivo no extrañaron las declaraciones del presidente del PRO San Martín, Ignacio Arcidiacono, al programa televisivo Sentido Común: "Vamos a defender los votos que sacamos en las últimas elecciones y que nos permitieron colocar dos concejales. El resto tiene que demostrar que tiene más que nosotros para estar en condiciones de pedirnos bajarnos de la cabeza del proyecto distrital".

Comentá la nota