La reunión entre comerciantes y Eseverri se hará en la Jefatura Distrital Gustavo Kusznier advirtió que podrían producirse cambios en la Policía local

La reunión entre los comerciantes, el Consejo de Seguridad y el Intendente se hará en la Jefatura Distrital. Si bien se prevé que el encuentro será con el jefe distrital Luis Alberto Gauna, son días de vaivenes y de cambios. Y el titular de la Departamental, Gustavo Kusznier, aseguró que "las cosas se tienen que cumplir y si no es así, vamos a tomar medidas muy duras". Tras el traslado de Carlos Donadini, se vislumbran nuevos cambios.
La situación es de tal rispidez por estos días que nadie tiene el propio sillón asegurado. Los comerciantes siguen profundizando su enojo. Vuelcan sus rabias a partir de lo que sienten es una falta de respuestas. El lunes próximo tendrán una nueva reunión con José Eseverri, pero no sólo con él. Al igual que el lunes anterior, esta vez participará el Consejo Municipal de Seguridad. Pero la gran novedad es la sede: el marco no será el despacho del Intendente, sino la sede de la Jefatura Distrital. "El encuentro va a ser con (Luis Alberto) Gauna y quien él disponga. Ya se extendió la solicitud e incluso la vamos a hacer alrededor de las 20.30 porque los comerciantes nos pidieron que fuera lo más tarde posible. La idea de hacerla en Jefatura Distrital tiene que ver con que ahí están todos los sistemas y van a tener que explicar cómo está funcionando todo", dijo Héctor Vitale, jefe de Gabinete municipal.

La frase del funcionario debe tomarse con pinzas además en un aspecto. "Va a ser con Gauna y quien él disponga", aseguró. Y los hechos parecen estar acelerándose de modo tal que nadie tiene su lugar firme. Al menos, así lo dejó muy en claro el comisionado Gustavo Kusznier, jefe departamental de la Policía de Azul.

"Si no se adecuan a las normativas de trabajo y de prevención se tomarán las medidas que correspondan. Las cosas se tienen que cumplir y si no es así, vamos a tomar medidas muy duras", aseguró.

El hombre reveló que en la madrugada de ayer, alrededor de las 2 de la madrugada, recorrió Olavarría a bordo de un móvil. "Estamos evaluando, controlando, trabajando. Respecto de los últimos hechos estamos haciendo recorridas y controles. Estamos evaluando todo y por eso también las recorridas. Yo no controlo por teléfono. Eso no es controlar. Yo recorro la ciudad, así como lo hice en otras ciudades. Y cuando tenga que tomar medidas lo voy a hacer sin miramientos. Me puse al frente de este control, junto con el jefe distrital", dijo Kusznier.

El análisis del funcionario policial enmarca el tema de la inseguridad en una problemática que abarca toda la geografía provincial. "No escapamos a esa realidad. Pero eso no hace que yo me tenga que quedar conforme. Los hechos no se tienen que producir. Hay que revertirlos. Cuando hay casos como los que se han dado y cuestionamientos que no escapan a una realidad provincial de delitos, lo que genera es que hay que exigir más sacrificio al personal. Yo lo exijo y yo lo doy. Me exijo a mí mismo y, por lo tanto, eso me habilita para poder exigir también al personal. Esperemos que estos hechos de inseguridad menguen y vayan bajando. Son hechos significativos que ponen en una situación mala a la gente. Y tenemos que atender los reclamos que llegan. Implica devolver la tranquilidad para que la población esté bien. Por eso también actuamos en consecuencia", agregó Kusznier.

Para el comisionado que llegó desde Mar del Plata evidentemente cambiaron algunas cosas en estos últimos días. El 3 de noviembre último, cuando todavía no se había producido la reunión entre comerciantes y Eseverri, y cuando todavía Iris Migliavaca en representación de sus pares de los negocios de la calle Necochea no había dicho que "no vamos a bajar los brazos", el jefe policial dijo a este Diario que "los cambios que se nos plantearon tienen que ver con cuestiones operativas. Ahora los jefes vamos a tener operativamente a cargo al resto de los organismos descentralizados de la fuerza. Ahí se incluye Investigaciones, Narcotráfico, Científica, Bomberos, Infantería. Y a partir de ahora el jefe departamental tiene el poder de disponer de cualquiera de esos organismos sin necesitar de la autorización desde La Plata". Y cuando se le planteó si existía la posibilidad de que se produjeran relevos respondió -tajante- que "no se dijo nada al respecto. Sólo se plantearon esas cuestiones operativas".

Tres días después se concretó el traslado de Carlos Donadini del Centro de Despacho de Emergencias Policiales o, dicho de otra manera, el tradicional 101, y cuatro días más tarde aseguró que "si no se adecuan tendrá que venir otro (jefe). Y yo hablo mucho, pero cuando hablo digo las cosas tal cual son. Esos son los lineamientos. Tenemos que estar alineados al trabajo. Por eso a las 2 de la madrugada salgo a controlar con el móvil policial en persona porque todos los servicios tienen que estar dispuestos. Quiero verificar los dispositivos de seguridad en funcionamiento porque es parte de nuestro deber", advirtió.

Y si bien evaluó que "cada ciudad tiene una cuestión diferente en cuanto a seguridad, hay algunas que suben y otras que bajan en hechos delictivos, no hay que estigmatizar a Olavarría diciendo que es particularmente insegura. Puede ser que Olavarría tenga un poco más por tener establecimientos carcelarios dentro del partido. Pero estamos en general en una situación en que bajan, suben, se estabilizan. Es siempre así. Y yo no puedo estar conforme porque mi función es que todo baje por eso los controles son de noche, de día. Todo el tiempo".

Son días de vaivenes permanentes. En que se han visto incrementados algunos delitos con ciertos casos de particular gravedad, como el asalto en la compañía de seguros de Saúl Spínola, en Alsina al 2500, y en una suerte de causa-efecto se multiplicó en las calles céntricas la presencia de policías patrullando las calles de a pie o en bicicleta. Parecen respuestas destinadas a calmar a las fieras. Con enroques, puestas en escena o, incluso, hasta traslados calesiteros. Los próximos días seguirán dando evidencias en un sentido y en otro. Y seguramente, en tren de calmar aunque más no sea pasajeramente las cosas, podrían producirse algunas otras novedades en lo inmediato.

Comentá la nota