REUNION EN LA CASA BLANCA Obama reclama a Netanyahu que Israel acepte un Estado palestino

REUNION EN LA CASA BLANCA Obama reclama a Netanyahu que Israel acepte un Estado palestino
El estadounidense insistió en que ésa es la solución para destrabar el proceso de paz. El premier israelí evitó mencionar una entidad palestina soberana. El jefe de la Casa Blanca dijo que Irán debería dar una respuesta diplomática este año.
La reunión duró una hora más de lo previsto, pero no alcanzó para superar las diferencias sobre el proceso de paz para Oriente Medio e Irán que separan actualmente al presidente Barack Obama del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu. No habría que descartar, sin embargo, un entendimiento en el futuro.

A la salida de la reunión, en la conferencia de prensa conjunta que dieron en el salón Oval de la Casa Blanca, mientras Obama siguió insistiendo con que la única solución para el conflicto de Oriente Medio pasa por la creación de un Estado Palestino, el conservador Netanyahu dijo que está dispuesto a reiniciar las negociaciones con los palestinos pero puso como condición que reconozcan el Estado de Israel.

Si bien Netanyahu dijo que "podemos pensar en un arreglo en que palestinos e israelíes convivan como vecinos" y explicó que "Israel no está interesado en gobernar a los palestinos", no se pronunció en favor de un Estado Palestino soberano, como muchos pensaban que al final haría. Dejó una puerta abierta, sin embargo, cuando dijo que "las partes no deberían estar discutiendo sobre la terminología".

Este tipo de sutileza también pudo observarse cuando ambos mandatarios hablaron sobre Irán. Es sabido que Israel no está de acuerdo con la apertura diplomática y quiere que Estados Unidos adopte una posición más dura con Irán. Según el gobierno israelí, la Casa Blanca debería intimar a Irán a que termine con su programa nuclear, estableciendo una fecha límite.

Si bien Obama dijo que no está dispuesto a fijar un calendario, por primera vez agregó ayer que quiere una respuesta al diálogo diplomático que le ofreció al gobierno iraní antes de fin de año y, si no responde, dejó sobre la mesa todas las opciones incluyendo más sanciones económicas e internacionales.

Durante el diálogo que tuvo luego con periodistas de Israel en Blair House, la casa donde los presidentes estadounidenses alojan a sus invitados, Netanyahu dijo que el encuentro con Obama había sido "una buena reunión, amistosa". "Hubo un gran compromiso con las relaciones con Estados Unidos con quienes tenemos una relación especial", agregó.

Según Netanyahu, el tema Irán consumió casi toda la hora que duró la entrevista cara a cara con el presidente estadounidense. "Quedó en claro que Obama comprende el alcance del problema para el mundo como también para nosotros y está comprometido a impedir que Irán obtenga la bomba nuclear".

Más aún, Netanyahu dijo que hubo incluso un acercamiento con respecto a las divergencias que tiene sobre las colonias que Israel construye en Cisjordania. Obama considera que Israel tiene que terminar con el desarrollo de los asentamientos en los territorios palestinos y evidentemente Netanyahu no está de acuerdo.

Pero, según el premier, ambos jefes de Estado decidieron que "esto es algo que tiene que ser instrumentado a través de compromisos de ambas partes." Agregó: "Israel ha desmantelado asentamientos y se suponía que los palestinos iban a desmantelar la infraestructura del terror. En Gaza desarmamos los asentamientos y obtuvimos a cambio una infraestructura de terror enorme".

Cuando le preguntaron si está planeando una reunión con el presidente palestino Mahmoud Abbas en el futuro cercano, Netanyahu dijo: "En lo que a mí me atañe, estoy listo. Avancemos" .

Todavía es muy temprano para evaluar el resultado de la reunión. Si bien hubo algunos gestos conciliadores, el hecho que Netanyahu siga rechazando la creación de estado soberano palestino no facilita las reuniones que tendrá Obama la semana que viene con el presidente egipcio Hosni Mubarak y con el palestino Abbas.

Obama apuesta a ganarse el apoyo de los estados árabes moderados no sólo para solucionar el problema israelí palestino sino también para presionar a Irán. Pero si Israel, que es el aliado principal de Estados Unidos en la región, no hace algún gesto será muy difícil lograr un acuerdo más general.

Obama espera que el temor que existe en la región frente a la posibilidad de que Irán alcance a desarrollar la tecnología nuclear -Teherán en realidad asegura que avanza en el terreno de la energía para uso pacífico- llevará a los actores a superar la duda y a apoyar un proceso de paz entre Israel y los palestinos.

Pero eso será muy difícil de lograr si Israel no pone algo de su parte. Netanyahu está en una buena posición para avanzar en el proceso de paz. Eso fue justamente lo que le dijo ayer Obama.

Comentá la nota