K se reunió con Colombi y sumó el apoyo de una senadora correntina

K se reunió con Colombi y sumó el apoyo de una senadora correntina
Tras la derrota, el gobernador correntino fue a la residencia presidencial y avaló la norma contra la posición de Julio Cobos. Los Colombi negocian la transición. Todos los caminos fueron a Olivos. La oposición se concentrará en cinco artículos.
El miércoles a la noche la senadora correntina María Dora Sánchez cambió de opinión y se decidió a apoyar la ley de medios. Alineada con el derrotado gobernador correntino, Arturo Colombi, se comunicó con la agencia estatal de noticias Télam para decirle que votaría a favor en la discusión en general y también en la particular. "Mis asesores estuvieron trabajando con la ley; seguramente la voy a aprobar", dijo la legisladora cuyo mandato finaliza el 10 de diciembre. La sorpresa quedó reflejada en la primera información transmitida que no destacaba su identidad partidaria y que la nombraba por su apodo: Anahí. El oficialismo había ganado el voto de Sánchez unos minutos antes de la noche del martes después de que Arturo Colombi se reuniera con el matrimonio Kirchner en la Quinta de Olivos.

En la mañana de ayer, después de hacer pública su decisión, la senadora Sánchez le ratificó a Julio Cobos que votaría a favor de la ley de medios. "¿Estás convencida del proyecto?", le preguntó el vicepresidente. "La provincia está en problemas. Tenemos que pagar los sueldos y todavía quedan unos meses hasta que finalice el mandato del gobernador. Tenemos que mejorar la relación con el gobierno nacional", fue la respuesta de la cobista. "Entonces háganse cargo de la decisión", fue la tajante frase con la que Cobos dio por terminada la reunión. Si bien funciona en Interbloque con la UCR, Sánchez comparte el bloque Concertación Plural con el rionegrino Pablo Verani.

El ex gobernador de Río Negro llamó insistentemente a su compañera de bancada. Insistió hasta que finalmente se comunicó con ella. La correntina le dio las mismas explicaciones que le entregó a Cobos.

Después de escuchar a Sánchez, el vicepresidente buscó reiteradamente comunicarse con Arturo Colombi, su ex aliado. A pesar de llamarlo en muchas ocasiones, no pudo establecer contacto con el radical K derrotado en las elecciones del domingo pasado.

En los pasillos del Senado se especulaba incluso con que Colombi podría estar negociando con Cristina Fernández de Kirchner la posible intervención a Corrientes a partir de las dificultades económicas y del escándalo que produjo la muerte del empresario periodístico Hernán González Moreno. Más allá de los condimentos políticos que rodean al hecho, ayer no fueron pocos los senadores que recordaron que varias intervenciones provinciales se originaron en crímenes que comprometían a personas vinculadas al poder político. Tal el caso de María Soledad Morales en Catamarca, o el propio crimen ocurrido en diciembre del 99 en el puente que une Corrientes con Chaco y que motivó la intervención del recién asumido ministro del Interior de la Alianza, Federico Storani.

Los legisladores que repasaban estos antecedentes también recordaban que la última intervención que se votó en la Cámara alta fue la de Santiago del Estero. El dato resaltaba que, para aprobar una medida similar, es necesario contar con el voto favorable de los dos tercios de los senadores. Una cifra difícil de alcanzar para el oficialismo.

El domingo pasado fue el último día que Cobos habló con Colombi. En esa ocasión se comunicó con los dos primos. Felicitó al triunfador Ricardo, identificado con la estructura orgánica de la UCR, y alentó a Arturo, considerado un radical concertador. Arturo Colombi estaba más que dolido con Cobos. El mendocino le había dado su apoyo para enfrentar al candidato de Morales pero no se hizo ver por la provincia durante toda la campaña. Incluso había intentado, sin éxito, lograr que desista de presentarse al ballottage.

NÉSTOR KIRCHNER ES UNA PERSONA PACIENTE. Así como construyó su fortuna personal cosechando peso a peso, sabe que los votos se suman también de a uno. La negociación con el derrotado Colombi no es la única que lo ocupó por estos días. También se supo que fatigó los teléfonos para alentar al gobernador de Río Negro, Miguel Saiz, para que convenza al senador Verani para que siga los pasos de Sánchez y termine votando a favor de la ley impulsada por la Rosada.

Más allá de la dependencia económica de la provincia con la Nación, hasta el momento, Verani no modificó su oposición a la iniciativa.

Comentá la nota