Se reunieron Gobierno y ATE

El cónclave se produjo anoche en Casa de Gobierno. El ministro Aramburu, el legislador Raimbault y dirigentes estatales buscaban consolidar un canal de diálogo, con el objeto de destrabar el conflicto entre las partes.
El sindicato llevó a la mesa su reclamo de recomposición salarial y de información sobre las finanzas provinciales. Pasaron a un cuarto intermedio hasta hoy a las 11. Hubo fuertes rumores sobre la posible salida del ministro Crocianelli.

Anoche, al cierre de esta edición, el ministro de Gobierno, Guillermo Aramburu, y el vicepresidente a cargo de la presidencia de la Legislatura, Manuel Raimbault, estaban reunidos en Casa de Gobierno con el secretario general de la Asociación de Trabajadores del Estado, Carlos Córdoba.

Trascendió que el sindicato renovó su pedido de recomposición salarial y de información sobre el estado de las cuentas públicas para poder dimensionar la crisis. Si bien no hubo acuerdos ni avances sustanciales, hubo coincidencias en la necesidad de descomprimir la situación. Por eso el objetivo del encuentro fue comenzar a buscar caminos para dar fin al conflicto que mantiene prácticamente paralizada a la Administración Pública provincial. Finalmente, pasaron a un cuarto intermedio hasta hoy a las 11.

El gremio pidió el cumplimiento de la recomposición salarial de 500 pesos al básico, con la posibilidad de que se realice de manera progresiva. Pero hay que tener en cuenta además, la existencia de otros reclamos sectoriales, como el que llevan adelante los docentes, los trabajadores de la sanidad y determinados área del Gobierno, como por ejemplo el Ministerio de Economía.

Otra posibilidad, además, era la búsqueda de consenso para comenzar a discutir el convenio colectivo de trabajo para el sector.

Lo único seguro es que se descartaba cualquier tipo de acuerdo definitivo.

La reunión de anoche se concretó luego de la jornada de protesta que realizaron los gremios estatales de la provincia, en consonancia con la convocatoria a la protesta a nivel nacional que realizara la CTA.

Previamente, los legisladores de la oposición habían reclamado, a instancia de los gremios, la apertura de una instancia de diálogo entre la gobernadora Fabiana Ríos y los trabajadores. Esto mismo fue planteado el martes al ministro de Trabajo, Marcelo Echazú, en un plenario en el que participaron parlamentarios y dirigentes gremiales.

El principal cuestionamiento de los gremios al Gobierno, en este marco de conflicto, es la imposibilidad de sentarse con el Ejecutivo en una mesa de negociaciones. Concretamente, piden negociar directamente con la gobernadora Ríos o con el ministro Crocianelli. Sin embargo, la mandataria había condicionado cualquier encuentro al levantamiento de las medidas de fuerza. Ayer había trascendido que la reunión era encabezada por Ríos, lo que finalmente no sucedió.

Mientras tanto, el panorama económico de la Provincia no es nada alentador. Recrudecen los reclamos desde distintos sectores y la crisis internacional repercute en las arcas estatales.

En ese contexto, el secretario de Relaciones Institucionales, Daniel Ravaglia, no descartó el pago de los salarios en al menos tres cuotas a partir del mes que viene, aunque esta posibilidad se viene manejando desde el año pasado. Esto fue reconocido por dirigentes de distintos sindicatos, que manifestaron su preocupación y se mantienen a la expectativa en cuanto al posible recrudecimiento de las medidas de fuerza.

A su vez, la oposición legislativa anticipó al Gobierno que no aprobará la ley tarifaria corta, por lo que la gestión del ARI se qudará a fon de mes sin una de sus herramientas para generar recursos, lo que complicará añun mñas el panorama

¿Se va Crocianelli?

Paralelamente, ayer recrudecieron los rumores sobre cambios en el gabinete de Ríos. De concretarse no sería novedad ya que es una posibilidad admitida oficialmente por funcionarios del Ejecutivo la semana pasada.

Lo que causó revuelo es la posible salida del ministro de Economía, Roberto Crocianelli.

El funcionario sufre un cuadro de estrés que lo mantiene desde hace varios días alejado de sus funciones. Esto situación habría llevado a Ríos a pensar en un reemplazante temporal a partir de una licencia por enfermedad del titular de la cartera económica. Fabio Delamata se perfilaba como su posible sucesor, aunque también sonaban los nombres de Daniel León y Eduardo D' Andrea.

El argumento de Ríos es que la crisis demanda un ministro totalmente imbuido en al gestión, lo cual Crocianelli no estaría en condiciones, al menos por unos 30 de días, de afrontar.

Pero otros rumores daban cuenta de la renuncia lisa y llana de Crocianelli, que su sucesor sería un extra partidario y que habría "dos o tres nombres andanza".

Comentá la nota