Se reúnen en Trabajo, intentan frenar otro paro

Plazo: el martes pasado, al notificar oficialmente a las partes del cierre de la conciliación obligatoria, Trabajo hizo una nueva invitación a Clear y Camioneros con la intención de abrir una nueva ronda o actuar como "componedor". El gremio había dado plazo hasta hoy para iniciar el segundo paro de los recolectores.

La Subsecretaría de Trabajo de la provincia convocó para hoy al mediodía a los representantes de la empresa Clear y del Sindicato de Camioneros para intentar frenar un nuevo paro en el servicio de limpieza y recolección de residuos, medida con la que amenaza el gremio después del fracaso en que terminó la conciliación obligatoria.

El encuentro se realizará por fuera de la conciliación, que ya caducó el viernes de la semana pasada. Los dirigentes de Camioneros, que responden al cegetista Hugo Moyano, pusieron el día de hoy como plazo para decidir nuevas medidas de fuerza, que podrían nacionalizarse. El jueves, el intendente Néstor Alcala, desesperado, envió notas a funcionarios nacionales pidiéndoles que medien para que el conflicto no se profundice.

El mes pasado, los trabajadores mantuvieron el servicio paralizado durante 15 días. La Municipalidad intentó suplir el servicio con un programa de emergencia, aunque resultó muy precario. Además, fracasó en la intención de alquilar camiones compactadores para el caso de tener que hacer la recolección por administración hasta fin de año. También hubo un intento de pasar la concesión a la CPE en forma directa, aunque la entidad prefirió esperar.

No trascendió si el gremio asistirá a la reunión de hoy, en Trabajo. El subsecretario Marcelo Pedehontaá le dijo ayer a El Diario que "veremos si podemos hacer como componedores de la situación para evitar una medida de fuerza".

Los funcionarios provinciales propondrían restituir el mecanismo de conciliación durante dos semanas más para volver a conversar con ambas partes. Desde hace dos días, en la ciudad ya circulan panfletos que advierten que los recolectores no tienen otro camino que retomar la protesta.

Celar no acepta "jornalizar" los sueldos de los trabajadores (implica un incremento en las remuneraciones), como lo hizo en otras ciudades del sur en las que también presta el servicio, si la Municipalidad no renegocia el contrato. Aseguran que están trabajando sin rentabilidad.

Desde la empresa insisten en que el intendente Néstor Alcala asumió compromisos económicos que no cumplió. Pero el jefe comunal no tiene margen político para otorgar mayores recursos a la empresa. Se está yendo. Y el Concejo Deliberante ya cerró ese camino a través de una ordenanza.

Clear factura a la Municipalidad 640.000 pesos mensuales. Y le pidió al municipio elevar esa cifra a un millón.

Comentá la nota