"ECO y el FdT reúnen a 5 ex gobernadores que son responsables de cómo está hoy la provincia"

De esta manera se refirió, durante una entrevista exclusiva con EL LIBERTADOR, a los frentes que tendrá como competidores directos este domingo. Se encargó resaltar el "esquive" que realizaron Ricardo y Arturo, a su propuesta de un debate público de las plataformas de gobierno. Destacó el Proyecto Esperanza de Correntinos por el Cambio. Prometió un acuerdo salarial con sectores de la administración pública. Aseguró que estará en segunda vuelta contra un Colombi. Echó por tierra cualquier posibilidad de acordar con alguno de ellos y expresó sus sospechas de que los primos cierren trato para "lograr impunidad".
En su bunker ubicado por calle San Juan de esta Capital, el candidato a Gobernador de Correntinos por el Cambio, Fabián Ríos, mantuvo una conversación con EL LIBERTADOR, donde con total tranquilidad describió el escenario en el que se encuentra a cuatro días de las elecciones provinciales. No tuvo reparos en achacar contra sus oponentes Arturo y Ricardo Colombi. Al primero le cuestionó los proyectos que anuncia durante la campaña y al ex gobernador, por "provocar la debacle económica de la Comuna capitalina para mantener su estructura política". Habló de sus proyectos y aseguró que habrá segunda vuelta y estará enfrentando a alguno de los primos. Aseguró que no "transará" con ninguno. Teme que ambos pacten "un acuerdo de impunidad".

EL LIBERTADOR: ¿Cómo se encuentra Correntinos por el Cambio en este último tramo de campaña?

Fabián Ríos: Nos va muy bien, más aún en la Capital provincial. Allí recuperamos un espacio que casi no disputamos para las legislativas nacionales del 28 de junio. Ahora consolidamos un trabajo importante en los principales distritos, sobre todo en la Ciudad de Corrientes.

EL: ¿Qué destaca a su Frente de las demás alianzas que competirán el 13-S?

FR: Nos diferencian los proyectos, propuestas. El Proyecto Esperanza es una muestra de ello. Lo presentamos antes que alguien detalle algún plan de gestión. Trabajamos mucho tiempo en esto, donde reunimos los ejes fundamentales de la plataforma de gobierno de Correntinos por el Cambio. Esto tenía el objetivo de mostrar a los ciudadanos y nuestros competidores, en detalle, cada una de las propuestas, para poder discutirlo en debate abierto.

EL: ¿Se intentó concretar el debate con los demás frentes?

FR: Eso fue lo que buscamos desde que arrancó este año electoral, como una muestra de lograr una discusión sana y madura con los otros candidatos respecto a las propuestas que se brindan a la gente. Proposiciones claras para que debatamos y la gente conozca a pleno qué ofrece cada uno de los postulantes que pretende, nada más y nada menos, dirigir las vidas de los correntinos.

Quisimos generar un debate de proyectos, pero ya sabíamos que no iba a ser aceptada. Ni siquiera lo mencionaron, porque no están en condiciones de discutir, y además porque también significaría de parte de ellos, explicarle a la gente por qué no se hizo lo que dijeron que iban a hacer.

EL: ¿El Proyecto Esperanza marca planificación y los demás improvisación?

FR: Totalmente. Observo bastante improvisación de los demás frentes, con propuestas que si tuvieran que explicarlas durante un debate público no sabrían cómo hacerlo. De hecho, no lo digo por las propuestas que realizan ahora, en plena campaña. Sino por las que prometieron y quedaron en el olvido.

EL: ¿Tiene algún ejemplo de esta "innovación" de sus competidores a la hora de proponer?

FR: Prometer mil cuadras de pavimento habla de algo irrealizable. Durante su propaganda, el candidato del Frente de Todos asegura esta obra se hará mediante créditos con el BID y el Banco Mundial. Y hablar de nuevos créditos para endeudar aún más al Municipio capitalino, demuestra que no se tiene idea de qué es lo que pasa y qué sucede con la Municipalidad. Estamos partiendo desde un punto de vista absolutamente irracional; la Municipalidad no tiene margen para un nuevo endeudamiento. Por lo cual, el financiamiento para las mil cuadras no existe.

EL: ¿Y a escala provincial?

FR: Las propuestas que presenta Arturo Colombi como supuesto eje de campaña, como continuidad de su modelo de gobierno, por ejemplo. Sólo se puede rescatar la Costanera Sur y el Aeropuerto, después de allí no puedo observar nada más. Se trata de dos obras y las demás sólo refacciones.

EL: ¿Usted quiere decir que se prometen proyectos que no son clave para los correntinos?

FR: Así es, aquí el problema clave es el 30 por ciento de pobreza estructural que tenemos. No es sólo cuestión de invertir en infraestructuras, hablando de planos que reflejan falta de inversión en la materia. Eso no es lo primordial; no es la clave. Se debe tener en cuenta otras cuestiones. Hay que tener en cuenta la demanda que pueden acarrear estas obras, por ejemplo. Me pregunto, cuál es la demanda que puede acarrear para Corrientes el Aeropuerto, ninguna. Pero si hay una demanda social de poder realizar una obra de infraestructura, sería una estación portuaria nueva, si vamos a un caso exacto.

Se debe resolver el problema de la pobreza y desocupación imperante en la provincia de la que actualmente nadie habla.

EL: ¿Cómo se "atacaría" a la pobreza y el desempleo entonces?

FR: Según relevamientos que hemos realizado, Corrientes andaba, en los '80, por el 15 y 18 por ciento de pobreza rígida. Estadísticas más o menos razonables para esa época. Pero esa pobreza hoy alcanzó los 30 puntos porcentuales, que no los rompe nadie, ni los ciclos económicos más positivos. No hay forma de salir, y es bastante más alta en las zonas rurales y pueblos chicos, donde trepa al 50 por ciento. De eso nos tenemos que encargar de arreglar, de atender estos niveles de pobreza y desocupación, y el empleo en negro, consecuencias ambas de lo mismo. Si uno pretende lograr un crecimiento sustancial, tal como sucedió en países que mostraron un desarrollo importante como Nueva Zelanda o Australia, te da la pauta que nunca vamos a lograr un crecimiento económico sustentable en el tiempo, si continúa el empleo en negro, la pobreza, la falta de capacitación laboral, etc.

EL: ¿Y la idea de atraer inversores?

FR: Atraer inversores a la provincia en los términos de la industria para el impulso productivo, tal como lo plantea Arturo Colombi, es un cuento. Hay varios ejemplos que te pintan el cuadro de situación de la provincia (ver recuadro), que te hace caer en el mismo bache de la desocupación y empleo en negro. Tenemos una precariedad social importante que impide que esto que propone el Gobernador logre beneficiar al correntino común. La planificación que realizan en este sentido sólo beneficia a la larga al 30 por ciento de la población, los demás quedan como siempre, relegados.

EL: ¿Y qué propone para que de una vez por todas se pueda pensar en industrializar la provincia?

FR: No existen fórmulas mágicas, hay que comenzar a revertir el estado de capacidades de los correntinos para hacer frente a la demanda laboral actual. Debemos construir una economía social. Realizar capacitaciones para lograr incluir a los pobres dentro del proceso de crecimiento económico.

Se debe implementar un sistema de créditos para quienes no tiene acceso a estos. Que es casi el 60 ó 70 por ciento de la población, por no contar con garantía o con un salario en blanco capaz de brindar aval a quienes otorgan los créditos. Tenemos que apelar a bancos de la buena fe, consorcios de créditos, donde la provincia no sólo use los planes nacionales, sino que haga una fuerte apuesta, para movilizar el sistema financiero. Se debe consolidar sistema cooperativo donde se capacite a la gente y se dedique a distintas obras para que, trabajando en cooperación, cuenten con todos los beneficios, salarios en blanco.

EL: ¿Se está errando para quiénes planificar?

FR: A eso voy. Se debe dejar de hablar de riqueza potencial; se dedican a desarrollar políticas para un sistema rico; desarrollan políticas económicas para la riqueza potencial teniendo pobreza estructural, y eso lo venimos confundiendo en Corrientes hace 200 años. En otras palabras, desarrollamos políticas que sólo benefician al 30 por ciento de la sociedad.

EL: Y para quienes ya se encuentran dentro del mercado laboral, que en su mayoría dependen de la Administración Pública; ¿qué panorama observa?

FR: En esto el Estado ha sido conservador, guiado por políticas de vieja data, con el 50 por ciento del personal en negro en la Administración provincial y hasta el 70 por ciento en los municipios. Y desde ahí se supone que quieren sostener el nivel de empleo, cuando en realidad, en el proceso social termina siendo una mentira.

Cuando se tiene a los trabajadores en negro, lo que se logra es que no se puedan jubilar, y entonces del otro lado de la punta ningún joven puede conseguir trabajo, porque no se liberan puestos y los adultos mayores trabajan hasta que les da el cuerpo. Se genera un paredón en la entrada de los jóvenes al mercado laboral. Y a su vez, con el sistema de empleo en negro, las obras sociales pierden una capacidad de recaudación muy grande que permitiría liberar el sistema público de salud para quienes en realidad se encuentran fuera de toda posibilidad de acceder a una prestataria de salud. Estas son cuestiones que deben cambiarse sino nunca vamos a cambiar nuestra provincia.

Comentá la nota