La UCR se reúne hoy con el titular del BCRA

Le reclamará que no aplique el decreto
La primera línea del radicalismo concurrirá hoy al Banco Central (BCRA) para pedirle en persona al presidente de la entidad, Martín Redrado, que se abstenga de aplicar el decreto de necesidad y urgencia que creó el denominado Fondo del Bicentenario, que habilita al Poder Ejecutivo a hacer uso de las reservas para el pago de deuda pública.

En medio de versiones sobre un malestar creciente en el Gobierno con el BCRA por la demora de la entidad en hacer efectivo el DNU 2010/09, Redrado recibirá este mediodía a los senadores Ernesto Sanz (Mendoza) y Gerardo Morales (Jujuy), presidentes del comité nacional y del bloque legislativo de de la UCR en la Cámara alta, respectivamente.

"Vamos a decirle que se abstenga de acatar la instrucción del Poder Ejecutivo porque va en contra de la autonomía del Banco Central", anticipó Morales a LA NACION, al referirse al motivo de la visita a la sede de la entidad financiera. Aunque no está confirmado, a la delegación radical podría sumarse el diputado Ricardo Alfonsín.

Esta no será la primera advertencia de la UCR a Redrado. Apenas unos días después de que la presidenta Cristina Kirchner firmara el controvertido DNU, el comité nacional del partido, con la firma de Sanz, le envió una carta al funcionario, cuya estabilidad depende del Congreso, en los mismos términos, advirtiéndole que en caso de acatar la medida podría incurrir en delito de mal desempeño de sus funciones.

En la última semana del año pasado el bloque de diputados de Propuesta Republicana (Pro) se sumó a la ofensiva y le envió una misiva de similares características.

La polémica por el decreto se instaló en el Congreso el último día hábil del año, cuando se reunió la Comisión Bicameral de Trámite Legislativo para analizar la medida. Empatados en cantidad de miembros, ochos por lado, oficialismo y oposición emitieron dictámenes diametralmente opuestos, avalando y rechazando el DNU, respectivamente.

Según la ley, el decreto permanecerá vigente hasta tanto no sea rechazado por ambas cámaras legislativas. A eso apuntará la oposición en la primera semana de febrero, al prometer que convocarán a una sesión especial en ambos recintos para discutir el DNU que le permitiría al Gobierno usar US$ 6500 millones de las reservas para pagar deuda con vencimientos que recién operarán en agosto próximo.

Comentá la nota