Retracción del mercado inmobiliario: la venta de casas bajó 60% desde agosto

Es por la incertidumbre que provocó la crisis financiera mundial. El comprador y el vendedor esperan que las condiciones mejoren. También influyen el precio del dólar y la escasez de préstamos hipotecarios.
Un sector que se suma a la lista de los afectados es el mercado inmobiliario mendocino, que viene retrayéndose considerablemente desde agosto pasado. El motivo, como también sucede en otros casos, es la incertidumbre que generó el estallido de la crisis financiera internacional. Los referentes locales indican que los precios de las casas y departamentos tendrán que ser menores si es que realmente el propietario quiere vender.

El parate en la actividad económica mundial ha afectado la venta inmobiliaria en Mendoza y no ha repercutido, hasta el momento, en los precios de las propiedades, como sí ha ocurrido en el caso de los alquileres comerciales (ver aparte).

El escenario inmobiliario local de menor demanda y precios estables, que recién comienza a mostrar signos de tendencia a la baja, se debe a que, por un lado, los compradores se retraen esperando el momento óptimo para concretar la operación, mientras que por otro, los propietarios aguardan por un período propicio de venta; en este caso, cuando aumente el dólar, indican los inmobiliarios mendocinos.

Los propietarios que no salen del mercado, han comenzado a mostar signos de que estarían dispuestos a aceptar menores precios.

Para tener una idea de la paralización de esta actividad, Santiago Debé, presidente del Colegio de Corredores Públicos Inmobiliarios de Mendoza y dueño de la Inmobiliaria Santiago Debé, resaltó: "En octubre la venta de inmuebles cayó un 50% respecto al mismo mes del año anterior; en noviembre un 70%, en diciembre directamente se paró. En enero es un 40% de lo que se concretó en el mismo mes de 2008".

"La venta de propiedades urbanas después del conflicto con el campo ha bajado significativamente marcando un hito", enfatizaron desde la Inmobiliaria Contacto. También desde Campanello Propiedades, el dueño especificó y dijo que "las ventas han caído un 60% desde agosto hasta enero de este año".

Por su parte, Miguel Ángel Molinares, de Show Land de INM, agregó que "hay un quiebre en la tendencia positiva de la venta de propiedades. Desde octubre hasta enero se redujo un 60%".

De esta manera, el clima para el mercado inmobiliario, como para tantos otros, no es el más propicio en estos tiempos. La incertidumbre respecto a mantener el empleo, la escasez de créditos hipotecarios, el valor del dólar, la expectativa de menores precios son, entre otros factores, los detonantes que retraen una demanda que viene en picada, indican los inmobiliarios locales.

Lo cierto es que los precios inmobiliarios ya comienzan a demostrar la tendencia a la baja. Es así que aquellas propiedades que están sobrevaluadas tendrán que bajar o aceptar contraofertas, si es que los dueños realmente tienen la intención de venderlas; si no, la demanda se estancará, argumentan las inmobiliarias.

Sin embargo, Debé indicó que "aquellos que no compran pensando en que los precios bajarán se equivocan porque no disminuirán; sólo habrá menores precios para las propiedades que estaban sobrevaluadas que representan sólo el 30% del total".

Para enfatizar este tema, los referentes locales coinciden en que las propiedades, desde agosto en adelante, han dejado de aumentar y en algunos casos se han registrado bajas. Antes de que las ventas inmobiliarias se resintieran, los valores de las propiedades mensualmente sufrían un incremento promedio del orden del 15% mensual.

Es importante destacar que las operaciones que no han sufrido los coletazos de la crisis son las de menor valor y de las que hay menor oferta en la plaza mendocina. En este sentido, desde Contacto indicaron que "las ventas que se concretan son las de propiedades más económicas, ya que las casas grandes son muy difíciles de vender".

Coincidiendo con Contacto, desde Zeballos Inmobiliaria (que principalmente vende propiedades de bajo valor), dijeron: "A nosotros las ventas no se nos han deprimido; lo que está en precio se vende".

"Lo que no se ha resentido son los departamentos en complejos con una o dos habitaciones, los lotes y las casas de barrios bien ubicados, que sean de valores menores a u$s 100.000", especificó Mirta Cocucci, de Cocucci Inmobiliaria.

Respecto a los clientes extranjeros Cocucci dijo que "hace un año atrás estos buscaban casas lindas, propiedades grandes para lotear, como también fincas. Pero hoy vienen pocos ya que las comisiones son altas para traer el dinero; además los problemas que existen con los códigos de transferencias de inmuebles generan temores en los clientes".

Oferta en retroceso

La oferta se retrae ya que los propietarios están a la expectativa de lo que sucederá principalmente con el dólar. Aquellos que no tienen la urgencia de vender, deciden esperar y concretar la operación dentro de un tiempo con la esperanza de obtener un mayor precio.

Algunos otros deciden retirarse del mercado por no tener definido cuál es hoy la mejor opción para invertir el dinero de la operación.

Al respecto, Debé aclaró que "los que esperan que aumenten los precios están desacertados ya que por la crisis esto no ocurrirá". Lo que sí esta comenzando a ocurrir, indicaron los corredores inmobiliarios de Mendoza, es que los propietarios tienen más predisposición a escuchar contraofertas; en algunos casos aceptan financiar la operación en dólares a 6 cuotas.

Expectativas encontradas

Santiago Debé fue optimista sobre el futuro del mercado inmobiliario y dijo que "a pesar de que los últimos meses de 2008 el mercado estuvo parado, en enero se ha revertido la tendencia negativa (es un 40% de lo que era en el mismo mes del año pasado), y todos apuestan a que en marzo habrá reactivación, principalmente porque el nuevo presidente de Estados Unidos mejorará los ánimos de todos".

Sin embargo, otros referentes inmobiliarios no coinciden con Debé y, preocupados, señalan que la crisis aún se sentirá con mayor fuerza en 2009, lo que indica que el mercado inmobiliario continuará en descenso.

De todas maneras las inmobiliarias tienen la esperanza de que la gente finalmente se decida a invertir su dinero ahorrado en el mercado inmobiliario que, según opinan los referentes, es lo más seguro entre todas las opciones.

Comentá la nota