Retornan a la UCR y piden amplia libertad

Dos dirigentes que vuelven a la UCR exigieron amplia libertad de acción política en el partido.
"Yo no me fui, a mí me fueron. Fui expulsado por quienes se aliaron con José Alperovich -se quejó Alfredo Neme Scheij-. A mí nunca me hizo falta una ficha de afiliación para tener militancia radical, porque es una cuestión de vida".

El ex diputado nacional defendió la convocatoria realizada por Ricardo Alfonsín a reconstruir el partido con todos sus militantes y pidió que se supere la concepción de un radicalismo chico, y que se tenga aspiraciones de Gobierno para poder pelear de igual a igual con el peronismo. Reivindicó la idea de que el dirigente no debe vivir de la política sino de la actividad privada de cada uno.

"Nadie tiene el radicalómetro; muchos que dicen que estuvieron siempre, en realidad no lo hicieron en los momentos difíciles, tampoco nadie debe arrogarse la potestad de decidir qué lugar ocupará cada uno. El cointerventor Julio Herrera tuvo la gentileza de pedirme que vuelva y lo haré gustoso", afirmó.

Bloque unido

En la Legislatura, en tanto, se unificó el bloque UCR, que ahora es integrado por José Cano y por Jorge Mendía quien, de este modo, oficializa su retorno al radicalismo luego de un paso por el oficialismo. "En la resolución en la cual nos convocan a volver a la UCR se dejan las sanciones atrás. Pero lo importante es que se dialogue sobre todas las acciones políticas. Hasta ahora, cada uno hacía lo que quería, pero la decisión es que el radicalismo gobierne en 2011 y que se trabaje con plataformas y proyectos que evidencien la aspiración de tener poder", afirmó Mendía.

El legislador admitió que el partido mantuvo estrategias equivocadas que le restaron posibilidades reales de obtener triunfos electorales. Aclaró que no disolverá el Movimiento Popular y Federal Yrigoyenista que conduce y que sumará 4.500 fichas de afiliados a la UCR. "¿Permitirán que voten en la interna de octubre?", se preguntó.

Comentá la nota