"Los reto a un referéndum"

Hugo Chávez cuestionó las protestas callejeras de los estudiantes contra la suspensión del canal Radio Caracas Televisión (RCTV) y señaló que son una evidencia de que sus opositores no cuentan con un respaldo popular masivo.
El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, desafió a la oposición a sacarlo del poder a través de un plebiscito, porque "nunca" lo hará mediante la rebelión golpista. "Reto a que uno de esos opinadores de la oposición responda por qué no llaman a un referéndum revocatorio, si creen que las ratas están abandonando el barco, si creen que comenzó el desorden. Es muy fácil, está en el artículo 72 de la Constitución, comiencen a recoger las firmas", señaló el mandatario en su programa audiovisual Aló presidente.

"¿Por qué no lo hacen si dicen que estoy acabado?", se preguntó el gobernante tras insistir en que sus detractores "en realidad buscan la violencia, el golpe de Estado, el magnicidio, la desestabilización, porque siempre ha sido ése el código de la contrarrevolución". La oposición logró en 2004 convocar a un referéndum sobre el mandato presidencial y Chávez ganó la consulta con el 60 por ciento de los votos.

El mandatario bolivariano cuestionó las protestas callejeras de los estudiantes que la semana pasada se manifestaron contrarios a la suspensión del canal de cable Radio Caracas Televisión (RCTV). Según el oficialismo, la mayor parte del contenido del canal es local, por tanto debe estar sujeto a las leyes venezolanas. "La salida del aire (el domingo pasado) se debió a que RCTV no cumplió con la ley de contenidos del país, no transmitió en cadena nacional, no difundió el himno nacional", señaló el gobierno. En mayo de 2007 no se le renovó la licencia a dicho canal por haber apoyado abiertamente el golpe de Estado que derrocó de forma efímera a Chávez en abril de 2002. En aquel momento, grupos de estudiantes salieron a las calles a protestar. La semana pasada sucedió lo mismo.

El presidente venezolano subrayó que por la vía de las protestas y la desestabilización del país sus detractores no lograrán sacarlo del poder. "El pueblo no lo permitirá", dijo. Asimismo dijo ver "el mismo formato de violencia" en la nueva oleada de manifestaciones, a la cual no le auguró futuro, pero pidió a sus seguidores que estén en alerta. "Ante esta situación, necesario es que nuestro pueblo se despliegue en batalla", y "la presencia viva y activa de los estudiantes revolucionarios en las calles debe convertirse en un muro de contención que disuada y neutralice a quienes pretenden incendiar nuestras ciudades", subrayó.

Tanto en su programa dominical de radio y televisión como en su artículo semanal "Las líneas de Chávez", opinó que las manifestaciones callejeras han evidenciado que sus opositores no cuentan con un respaldo popular masivo. "No les da pa’ bollo", dijo, aunque advirtió que tras los manifestantes, principalmente universitarios, actuaron grupos armados que disparaban contra alumnos afines al gobierno, que protagonizaron contramanifestaciones, lo que produjo dos jóvenes muertos y un número indeterminado de heridos y detenidos.

"En realidad y en verdad, los jefes de la contrarrevolución no están haciendo otra cosa que reeditar un formato que ya conocemos", insistió y recordó diversos hechos de violencia previos y posteriores al golpe de Estado que lo derrocó durante dos días en 2002. El jefe de Estado agregó que "se trata, una vez más, de embaucar a ciertos grupos para que les hagan el mandado, usándolos como carne de cañón, en protestas que (los líderes opositores) no se atreven a encarar".

Chávez no se olvidó de la actuación de algunos medios. "Además de terrorismo en las calles, está el terrorismo mediático", dijo y de inmediato leyó una serie de editoriales y declaraciones locales que coinciden en que su gobierno tambalea. En uno de esos fragmentos se menciona un "quiebre moral" en las filas de la revolución, tras las renuncias el lunes pasado del vicepresidente Ramón Carrizález y su esposa ministra de Ambiente, y al día siguiente del presidente del Banco de Venezuela.

Comentá la nota