Un reto para Coninagro

El Ministerio de Agricultura difundió ayer, en un hecho poco usual, una carta personal que se le envió al jefe de Coninagro, Carlos Garetto. El mensaje, que llegó a horas de una nueva reunión de la Mesa de Enlace, fue para exigirle información porque el ruralista denunció ante la prensa que la molinería está usando "fletes fantasma" para dibujar ante el Gobierno el precio que pagan por tonelada de trigo (y para no pagarles a los productores el precio FAS –menos retenciones y gastos de comercialización–)
"Están descontando un flete al doble del precio de lo normal", acusó Garetto. Y eso le valió un "reto" de una funcionaria de confianza de Julián Domínguez, que le sugirió que deje de decir "generalidades".

"Con el convencimiento de que defender a los productores significa garantizar el precio pleno de lo que producen invito a usted a que colabore con nuestro accionar concreto acercando la información necesaria, ya no en un contexto de generalidades, sino con la individualización pertinente que al Gobierno le permita actuar en consecuencia", le dijo la secretaria de Relaciones Institucionales, Andrea García.

El precio que cobran los productores por el trigo, justamente, será el eje de la reunión que mantendrán hoy mismo por la mañana los miembros de la Comisión de Enlace que agrupa a las entidades rurales. Entre las propuestas que se analizarán está la de lanzar un nuevo cese de comercialización para protestar por el accionar de exportadoras y molinos

Comentá la nota