Reto al destino.

BANFIELD - ARSENAL: Burru intenta seguir en Banfield ganándole a su amigo Garnero. De local, el Taladro nunca derrotó a Arsenal.
Son las ingratitudes que tiene esta profesión, enfrentar amigos y estar en situaciones complicadas. Pero esto es fútbol, queremos ganar y vamos a hacer todo lo posible para lograrlo", le dice a Olé un Daniel Garnero envuelto en una paradoja. Si lo que está diagnosticado para esta noche no es una conspiración del universo, entonces hay que empezar a descreer del destino. Hoy, Jorge Burruchaga buscará reivindicarse como entrenador de Banfield. Hoy, enfrentando a su amigo Garnero y al equipo que condujo casi cuatro años, exitosamente, intentará demostrar que su actual equipo puede superar los conflictos internos, mientras está en duda su continuidad como DT.

Llegó el día esperado, después de una semana en la cual su plantel se recluyó en una intimidad grupal hermética y prefirió no hablar para clausurar el tema de las peleas internas (difundidas a partir del incidente Bertolo-Bustamante, en San Lorenzo). Hoy, Burru espera ganar y dejar en claro que sus dirigidos están enteros para sostenerlo en su puesto. Será anfitrión, en el Florencio Sola, de dos viejos conocidos. El primero es Arsenal, equipo que ascendió y del cual se fue idolatrado en el 2005. El otro, Daniel Garnero, su amigo personal con quien compartió vestuarios en el Rojo como jugador y teniéndolo de su ayudante

El desafío no es poca cosa. Además de luchar con los fantasmas que rondaron al club esta semana, lo hará con una racha particular: desde que el Arse ascendió a Primera (al mando de Burru), Banfield nunca lo pudo derrotar en su cancha. Y el rival tampoco tiene mucho margen de error: viene de recibir 8 goles en dos partidos.

Comentá la nota