Retiro: 12 mil turistas quedaron rehenes de un paro de micros

Retiro: 12 mil turistas quedaron rehenes de un paro de micros
Duró 4 horas y afectó la salida de unos 250 ómnibus. Hay conciliación obligatoria.
Por un reclamo salarial, los choferes de micros de larga distancia bloquearon ayer durante cuatro horas la salida de los ómnibus y dejaron unos 12.000 pasajeros varados en la terminal de Retiro. El Ministerio de Trabajo dictó la conciliación obligatoria y convocó a una reunión. Allí se determinó que el jueves la Cámara Empresaria de Larga Distancia (CELADI) deberá tener lista una propuesta para regularizar la situación salarial de los choferes. Desde la Unión de Tranviarios Automotor (UTA), entidad que llevó adelante la medida, aseguraron que no volverán a parar. La gente tuvo que esperar hasta que reprogramen sus viajes.

Montañas de bolsos, mochilas, sombrillas y reposeras. Gente ocupando cada espacio libre en las dársenas de colectivos. Esa fue la postal en Retiro: un hormiguero de viajeros malhumorados. Desde las 8 y hasta las 12, los choferes de micros de larga distancia impidieron la salida de colectivos en pleno éxodo de vacaciones. Recién después de que el Ministerio de Trabajo dictara la conciliación obligatoria, la situación de los pasajeros se normalizó.

¿Cuál fue el motivo de la paralización del servicio? "En septiembre pasado las empresas se comprometieron a actualizar los viáticos de los choferes a partir del 1° de enero, pasando de $ 140 por día a $ 164. Y además a abonar un retroactivo de $ 2.700 a cada conductor, en promedio, por aumento de sueldos no cumplidos. Por eso paramos", explicó Mario Calegari, vocero gremial de la UTA, quien estimó que unos 250 ómnibus no salieron en horario de Retiro y que la medida afectó a unos 12.000 pasajeros.

En declaraciones a la agencia DyN, desde la Cámara Empresarial de Larga Distancia cuestionaron esta medida de fuerza por considerarla "sorpresiva". Mario Verdeguer, titular de CELADI repudió la protesta y señaló que se estaba "en medio de negociaciones salariales". Ahora tendrán una semana para volver a reunirse en el Ministerio de Trabajo y plantear cómo se pondrán al día con lo pactado con el gremio. Al finalizar la reunión, Clarín intentó hablar con el titular de la Cámara pero no atendió los llamados.

Ayer por la mañana, en Retiro, la gente que no pudo viajar a horario lamentó haber perdido casi un día de sus vacaciones: "Uno trabaja todo el año esperando las vacaciones y arranca así el descanso. Es una vergüenza", se quejó María Ester, quien junto a su esposo tenía que viajar a Mar del Plata y -tres horas después del horario de salida de su micro- seguía en la terminal, a la espera de que la empresa reprogramara el servicio.

Comentá la nota