Retirar el DNI fue casi una obsesión ciudadana

Se vieron largas colas y esperas en el frío en cada una de las delegaciones del Registro Civil. En la oficina del centro atendieron hasta pasadas las 20. Hoy abrirán de 8 a 18 horas.
El dedo manchado y la paciencia rota contrastaban con la alegría de contar con el Documento Nacional de Identidad para votar hoy. Esa escena se vivió ayer con personas, de todas las edades, que realizaban el último trámite para recibir su DNI; por primera vez los que promedian la adolescencia o, una vez más, quienes remontan años.

Hugo Matto, titular del Registro Civil, informó que entre el viernes y ayer se entregaban en la oficina central unas 650 libretas por día.

Explicó que hasta la semana que pasó había, en Capital, unos 6.500 DNI a entregar, de los cuales 4.000 correspondían a personas mayores de 18 años que sufragan hoy.

En el interior, la cifra se eleva a 14 mil, de los cuales entre un 65 y 70 por ciento corresponden a ciudadanos en condiciones de emitir su voto.

Los empleados de "todas las oficinas del Registro Civil" trabajaron a destajo, detalló el funcionario. En Junín casi La Rioja, algunos reconocían que sus trámites los iniciaron hace unos tres meses, en tanto otros se quejaban de que debieron esperar a que la campaña electoral acelere los tiempos de reposición, porque hace más de un año que presentaron los papeles necesarios para contar con el documento.

"Vengo a retirar porque no me quiero perder la elección", aseguró un hombre que llegó hasta el centro y comenzó la cola "cuando daba vuelta por La Rioja", para dar idea de la cantidad de gente que esperaba.

Matto por su lado declaró que, en los últimos meses, mejoró la tramitación y se aceleraron las entregas, gracias a la modernización de los sistemas en el Registro Civil de todo el país.

Asimismo informó que hay un delegado nacional, de esa repartición, para que "el domingo podamos evacuar y solucionar cualquier problema que se presente en las mesas".

También los políticos

Un reportero gráfico de "época" se encontró con una ex concejal y actual funcionaria del Concejo Deliberante capitalino que salía muy feliz luego de retirar su nueva copia del documento. Se trata de Lilian Caruso, quien cerca de las 17:15 de ayer salía de las oficinas centrales con el DNI en la mano. La mujer se mostró contenta de poder cumplir con su obligación ciudadana, para sorpresa de los cronistas que comprobaron que a los políticos también les ocurren los problemas de los vecinos comunes, que deben esperar para tener sus papeles en orden.

Comentá la nota