Retiran una demanda de filiación contra Lugo

Benigna Leguizamón, la segunda mujer que afirmó ser la madre de un hijo varón del ex obispo y presidente de Paraguay, Fernando Lugo, desistió ayer de su demanda de filiación, según ella misma anunció ante los medios locales. "Desistí de la demanda porque me siento enferma", declaró a algunas radioemisoras Leguizamón, de 26 años, que había reclamado el apellido del presidente paraguayo para su hijo Lucas Fernando, de siete años. Sin embargo, Lugo se negaba a hacerse el examen de ADN.
Según la mujer, su hijo fue fruto de una relación que mantuvo con Lugo cuando éste se desempeñaba como obispo de la diócesis de San Pedro, a 300 kilómetros al norte de la capital paraguaya. Desde que se decidió a denunciarlo, Leguizamón aseguró y reiteró haber mantenido relaciones sexuales con el entonces clérigo católico cuando trabajaba como limpiadora del obispado que estaba a cargo del ahora mandatario paraguayo.

Pero la mujer nunca logró conseguir una orden judicial para obligar al mandatario a hacerse un examen de ADN. Ella pedía que se lo hicieran en San Pedro, el departamento donde vive con su hijo y donde conoció a Lugo; pero el mandatario sostenía que como jefe de Estado tenía derecho a hacérselo en el Palacio Presidencial en Asunción.

En mayo último, Lugo había reconocido a un hijo de dos años, Guillermo Armindo, fruto de su relación con Viviana Carrillo, de 25 años, que le había promovido la primera acción judicial por filiación. Pero ese caso desató una ola de denuncias de paternidad contra Lugo, que no reconoció a ninguna de ellas. La última fue la de una joven de 19 años, Fátima Rojas, cuyo caso fue ventilado por la prensa hace poco más de un mes.

El miércoles pasado, el presidente Fernando Lugo había decidido someterse a la prueba de ADN para determinar la paternidad de un niño de dos años, en otro caso de demanda por paternidad que está enfrentando el ex obispo. "El presidente deja en manos de la Justicia la determinación de la fecha y el lugar para la realización de la prueba de ADN", había informado su defensor Marcos Fariña.

El abogado se refería a la querella promovida por Hortensia Damiana Morán por la paternidad de su hijo Juan Pablo, de 24 meses. Morán, una ex catequista de la Iglesia Católica de 39 años, fue la tercera mujer en acusar al ex obispo. Según relató ante la Justicia y los medios, su hijo fue concebido cuando Lugo se lanzaba a la política, en 2006, y cuando ella ya estaba separada de su marido, que emigró a España. La prueba debía hacerse la próxima semana, antes de Navidad, en la casa presidencial.

El oficialismo espera impaciente el resultado, que de ser positivo podría reactivar los pedidos de juicio político contra el mandatario. Esta semana su vicepresidente Federico Franco había reiterado que estaba listo en caso de una crisis política. Actualmente, Lugo sólo tiene un par de senadores y otro tanto de diputados totalmente fieles. El resto son opositores que van desde los liberales más moderados hasta los colorados y los seguidores del coronel golpista Lino Oviedo, que aprovechan cada crisis o escándalo del presidente para reclamar de viva voz un juicio político.

Comentá la nota