Retienen los sueldos de dos gerentes de OSM mientras los investigan

Se trata de jerárquicos que cobraban a través de un accionista. No se sabe cuánto ganaban.
La intervención que conduce Gonzalo Dávila en Obras Sanitarias Mendoza (OSM SA) puso los ojos en los primeros días sobre un aspecto que le molestaba, a simple vista, al equipo enviado por el EPAS.

Se trataba de la forma en que los gerentes percibían sus salarios. Sin embargo, a pesar del tiempo transcurrido, el mismo interventor admitió que aún hay incertidumbre sobre dos de los ejecutivos que cobraban de una manera que podría ser irregular y que está siendo investigada por los funcionarios que se hicieron cargo de la intervención de la empresa de servicios públicos el 3 de agosto.

retenidos. Una de las primeras medidas que tomó el interventor Gonzalo Dávila, junto a su equipo, fue pedir y evaluar las planillas de sueldos de los empleados.

Tal como publicó El Sol hace casi tres semanas, lo primero que llamó la atención fue que en las listas no aparecieran los nombres de los gerentes de la empresa. Luego se comprobó que, en una situación anormal, estos cobraban a través de un estudio contable privado, que, una vez hechos los trámites para pagar, procedía a enviar los papeles a Buenos Aires, en donde se encuentran las oficinas centrales de las firmas accionarias.

Sin embargo, las dudas surgieron con dos gerentes, quienes directamente recibían el sueldo de uno de los grupos accionistas, sin que existieran registros en la empresa.

Ellos son Alejandra Alberdi, quien antes de la intervención se desempeñó al frente de la Gerencia de Asuntos Legales y de la Gerencia General, y Federico Pagnotta, quien ocupaba el cargo de gerente de Explotación y Obras.

Estas dos personas estuvieron desde el principio en la mira de la intervención, luego de que se comprobó su forma de cobro, pero los avances en la investigación cada vez cuestan más, por lo que sus sueldos fueron retenidos, confirmó Dávila.

Según los datos que maneja la intervención, los cinco gerentes, de los que se conoce el monto de sus salarios, ganaban por mes entre 10.000 y 14.000 pesos, lo que Dávila reconoció como cifras razonables para el grado jerárquico que ocupaban. Sin embargo, aún no sabe cuánto percibían Alberdi y Pagnotta.

En ese sentido, el interventor de la empresa reconoció esa situación y explicó el modo en que estas dos personas cobraban, según las averiguaciones hechas.

El interventor explicó que el dinero que recibían cada mes los dos gerentes provenía de un accionista -se trataría de Saur Internacional- que abonaba los salarios a través de un pago que hacía OSM "por un concepto global de asesoramiento técnico", afirmó Dávila. Y agregó que para averiguar el monto de ambos salarios, se procedió a suspender el pago y de esa manera retener los sueldos de Alberdi y Pagnotta, mientras continúe la investigación. plan de obras. Por otro lado, el martes, Dávila le presentó al ministro de Infraestructura, Francisco Pérez, dos de las cuatro obras que consideró más urgentes para que el servicio de agua potable mejore.

De hecho, el interventor señaló que la situación actual es muy crítica, por lo que explicó que es urgente que se lleven a cabo.

La primera de la obras consiste en la rehabilitación de filtros de la planta potabilizadora Luján I, que abastece a una gran cantidad de los usuarios de la provincia.

Esta obra costaría alrededor de tres millones de pesos, destinados a arreglar filtros, construir una nueva estación de bombeo y reparar una loza de hormigón y otros elementos que se deben arreglar debido a la

desinversión producida en los últimos años.

Esto, según Dávila, permitiría mejorar la calidad del agua y aprovechar más la capacidad de la planta.

La segunda obra presentada es un acueducto que llevará agua potable hasta la localidad de El Bermejo, en Guaymallén, que permitiría bajar el nitrato del agua que consumen los habitantes, no recibir reclamos por baja presión de agua y obtener más líquido mediante la explotación de un pozo ubicado en Las Heras.

En tanto, las dos obras restantes son perforaciones. En total, se necesitan 5,5 millones de pesos, que aportará el Ministerio de Infraestructura, ya que el fondo de la empresa no alcanza para cubrirlas, explicó Dávila.

Comentá la nota