Retención de tareas en Tránsito por una denuncia contra un funcionario

Retención de tareas en Tránsito por una denuncia contra un funcionario
Los trabajadores afirman que el subsecretario de Control dejó pasar a un empleado comunal sin hacer el test. Alveolite admitió lo ocurrido, pero aclaró que la decisión fue justificada.
El personal de la Dirección de Tránsito concretó ayer una retención de tareas para repudiar y hacer pública una presunta irregularidad del subsecretario de Control, Adrián Alveolite, durante un operativo de alcoholemia realizado el martes por la madrugada. Según los agentes, el funcionario habría ordenado no efectuar a un agente municipal, que se dirigía a constatar irregularidades en un local bailable de Constitución, el control de alcoholemia dispuesto en la zona de Alem. "Es inadmisible este accionar", consideraron desde el Sindicato de Trabajadores Municipales (STM).

Inmediatamente después de tomar conocimiento de la acusación, el funcionario brindó una conferencia de prensa. Si bien reconoció que por pedido suyo no se le realizó el test a Diego Álvarez, el empleado de Inspección General en cuestión, aseguró que en su accionar no hubo "irregularidad alguna". "Ya se le había ejecutado un control anteriormente, que había dado negativo, y por eso en mi decisión primó velar por la seguridad de todas las personas que estaban en un local bailable de Constitución sin habilitación ni normas de seguridad", se defendió Alveolite.

Desde la madrugada de ayer, los empleados y agentes de Tránsito determinaron la retención de tareas como medida de fuerza para repudiar el accionar que el flamante titular de Control habría tenido durante los operativos de alcoholemia y nocturnidad del martes. Aunque prefirieron no dar mayores detalles de lo ocurrido hasta tanto no se reunieran con el secretario de Gobierno, Ariel Ciano, sí confirmaron que le pedirían a la autoridad la confección de un sumario contra Alveolite.

Hugo Poli, responsable de prensa del STM que ofició de vocero de los empleados de Tránsito, sostuvo que con "este tipo de actitudes, la transparencia por la que vela la gestión local no es posible". "Nosotros entendemos que cuando se hace un control de alcoholemia en la vía publica todos tenemos igualdad ante la ley, por más que seamos empleados municipales. No puede haber ventajas para algunos", se quejó Poli, que dijo no tener constancia -tal como lo expresó Alveolite luego- de que Álvarez haya sido sometido a un anterior test de alcoholemia. "No nos mostraron ninguna constancia", aseguró.

Minutos antes de la conferencia, los representantes de los trabajadores del área que comanda Rubén Mansilla fueron recibidos por Ciano. "Lo que hicimos fue demostrar la situación vivida, que esto no puede volverse a vivir y menos cuando tenemos un antecedente del año pasado que le costó la renuncia a un funcionario", expresó Poli, en referencia a Víctor Bengolea, que suplantó a Juan José Arteaga en la Dirección de Tránsito y que fue removido del cargo por irregularidades en un control. "Si queremos una gestión transparente, nosotros, los empleados, debemos ver esa transparencia", apuntó.

LA DEFENSA DE ALVEOLITE

Sin mediar en esperas, ni dilatar tiempos en función de estrategias discursivas, Alveolite convocó a una conferencia de prensa para -como dijo- "aclarar los transcendidos que le llegaron por los medios de comunicación" y que lo señalaban como "ejecutor de anomalías en los operativos".

Durante su descargo, que se basó en reconstruir los momentos y horarios precisos de las acciones de los agentes municipales durante los controles del martes por la madrugada, el titular del área estuvo acompañado por el director de Tránsito, Rubén Mansilla; el secretario de Gobierno, Ariel Ciano y el agente municipal en cuestión, Diego Álvarez.

En primer término, aseguró que de haber sido él sujeto de una irregularidad "habría sido el primero en renunciar". "Yo comparto absolutamente todos los postulados del intendente respecto a la transparencia del actuar de todos los funcionarios municipales. Yo sería el último en violar ese postulado y el primero en presentar mi renuncia si con mi accionar hubiera dado lugar a una violación de la política de transparencia de esta gestión", sostuvo Alveolite, que seguido revivió los procedimientos efectuados en Alem y Constitución durante esa jornada.

Según dijo, el empleado de Inspección General desempeñó funciones desde la una de la madruga a las siete de la mañana. Primero participó de los operativos montados en Alem, en el cual -advirtió- hay constancia de un acta labrada por su persona al bar Barnon por ruidos molestos. "Eso fue a las 4.30", detalló y prosiguió: "Inmediatamente después de eso recibimos una llamada informando que un complejo bailable ubicado en Constitución estaba funcionando pese a que había sido infraccionado hacía dos días atrás por falta de habilitación y ruidos molestos. Por tal motivo, decidimos trasladar el operativo de la zona de Alem hacia allá, para controlar también los diferentes aspectos que tienen que ver con la nocturnidad y la nueva ley provincial".

En ese traslado fue donde se suscitó, para los trabajadores de Tránsito, la irregularidad de Alveolite, que en parte fue reconocida por el propio funcionario. "En el traslado de la zona de Alem a la de Constitución se estaban realizando en dos puntos de la ciudad operativos de alcoholemia. El agente fue interceptado por uno de estos operativos, se le realizó el control y resultó negativo el test: 0% de alcohol en sangre", informó.

"Posteriormente fue nuevamente interceptado por otro control de alcoholemia y en ese momento, a raíz de mi intervención, fue exceptuado de ese control, habida cuenta de que era necesario constituirnos en tiempo y forma en Constitución para realizar los diferentes controles", argumentó Alveolite, que sostuvo que todas las acciones del operativo del martes a la madrugada están constatadas en los informes de Marcelo Irazusta, el supervisor de los inspectores.

Para Alveolite fue una decisión acertada, en cuanto a que Álvarez pudo constituirse en el local bailable "Point" y clausurarlo ante la falta de habilitación y normas de seguridad. "Fue gracias a su participación que se labró el acta de constatación y clausura", agregó.

Como si no hubiese quedado clara la postura y defensa que realizó durante la conferencia de prensa que brindó en la Secretaría de Gobierno, Alveolite insistió: "Lo que primó y se valoró fue la importancia de estar presente en el ámbito de nocturnidad que podía poner en riego la seguridad de todos los presentes y además, yo hubiera sido el primero en renunciar si hubiera considerado que con mi accionar hubiera alterado el principio de transparencia que ha fijado el intendente".

Mejores condiciones

Además de poner en conocimiento público la presunta irregularidad de Alveolite, los empleados de Tránsito estaban exigiendo, con la retención de tareas, la mejora en las condiciones de trabajo. "En la reunión (con Ciano) se firmó lo que pidió el sindicato respecto a una solicitud de recontratación del personal temporario que estaba trabajando sin contrato desde hacía semanas. Finalmente se comprometieron a renovarles el trabajo por seis meses más", informó Poli.

Además, y según expresó, el municipio habría dado su palabra en cuanto a la entrega de ropa para motoristas e infantes. "También se comprometieron a tramitar la adquisición de nuevas grúas para poder tener un mejor desempeño durante los operativos", completó el dirigente del Sindicato de Trabajadores Municipales.

Comentá la nota