Con los resultados en la mano, Macri se anotó en la carrera a 2011 y llamó al PJ

Con los resultados en la mano, Macri se anotó en la carrera a 2011 y llamó al PJ
Abandonó el discurso vecinalista, felicitó a Cobos y Reutemann, y le habló a la Presidenta. Pensando en llegar a la Rosada, Michetti busca fortalecer al PRO en el interior del país
Mauricio Macri era reacio a mostrarse en la carrera hacia 2011. Hasta anoche a las 23.50. Con los resultados de la Ciudad y la provincia de Buenos Aires en la mano, el jefe de Gobierno porteño abandonó su discurso vecinalista y salió a reivindicar su lugar entre los presidenciables que dejó la elección legislativa. En ese rol, convocó a los gobernadores e intendentes del país a "trabajar juntos" y le pidió a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner "que escuche el mensaje de todos los argentinos y convoque desde mañana (por hoy) a la pacificación nacional". Inmediatamente, la militancia que lo escuchaba en el porteño Complejo Costa Salguero estalló con saltos y gritos: "Se siente, se siente, Mauricio presidente", fue el canto que ganó el predio.

Macri se mostró como el emergente que podría reunir detrás de sí al peronismo opositor y se permitió incluso citar al ex mandatario Juan Perón, a quien se refirió como "el Perón sabio", cuando dijo "para un argentino no tiene que haber nada mejor que otro argentino". En ese marco, felicitó a los principales opositores al Gobierno que ganaron en sus provincias: Julio Cobos en Mendoza y Carlos Reutemann en Santa Fe.

Le habló, además, a la jefa de Estado, a quien le prometió "una oposición constructiva", tras aventurar que la elección dejó "un cambio de época" que significará "más diálogo, más respeto y más consenso".

"Mayoritariamente el país dijo sí al cambio. Dio un mensaje absolutamente claro, que fue basta a la prepotencia, al resentimiento, a la confrontación innecesaria. Se abre una nueva etapa en la Argentina", dijo al comenzar su discurso, anudando con fuerza los resultados de la elección legislativa con el camino hacia la próxima presidencial.

Minutos antes, su ex vicejefa y actual diputada nacional electa, Gabriela Michetti, lo había dicho sin eufemismos. "La gente nos empieza a ver como una alternativa de gobierno. Desde ese lugar sí decimos que hoy Mauricio es candidato a presidente", definió; aunque reconoció que "todavía falta para los sueños más ambiciosos".

Consciente de que el PRO es, por ahora, un fenómeno metropolitano, le pidió personalmente a Macri durante una reunión privada que mantuvieron días atrás el espacio para abocarse a "fortalecer" el partido en el interior del país. "Tenemos el compromiso de expandir el proyecto al interior", aseguró. Ese objetivo naufragó hasta ahora entre las internas de quienes creen que PRO debería continuar como un partido vecinal, abocado a la gestión porteña y quienes apuestan a una construcción nacional. Sin embargo, se volverá ineludible frente a un sueño presidencial como el que ayer expresó el jefe de Gobierno.

"Convoco a todos los dirigentes, sin distinción de partidos, especialmente a los gobernadores, a los intendentes de todo el país, para que trabajemos juntos", lanzó Macri cuando los resultados en Capital y -especialmente- en la provincia de Buenos Aires mostraban una invariable victoria de sus candidatos. La decisión de que saldría con un pronunciamiento de corte nacional había sido tomada horas antes a la luz de esos mismos números, en el VIP que compartió junto a Michetti, Francisco De Narváez y Felipe Solá, entre otros candidatos.

En esos pasillos soñaban, incluso, con la disputa en 2011, y estimaban que el candidato a vencer en esa elección será otro de los grandes fortalecidos en la elección de ayer: el vicepresidente Cobos.

Comentá la nota