Resuena la "maldita policía"

La titular de la Secretaría de los Derechos Humanos de la Provincia, Sara Derotier de Cobacho, confirmó ante la Justicia el robo de legajos de represores y de denuncias contra efectivos en actividad. La funcionaria habló de "nichos de corrupción" en las fuerzas de seguridad.
Una vez más, la "maldita policía" reune todas las miradas. Ayer salió el presidente de la Comisión Provincial por la Memoria, Hugo Cañón, a recomendar una "purificación" en las filas de la Bonaerense tras el robo a la Secretaría de los Derechos Humanos de la Provincia. Hoy, la secretaria de DD. HH., Sara Derotier de Cobacho, coincidió con esa idea.

Luego de declarar horas ante el fiscal del crimen de platense a cargo de la investigación, Marcelo Martini, Dorotier relacionó el robo de los expedientes de los represores de la oficina que ella maneja con los "nichos de corrupción" en las fuerzas de seguridad.

La funcionaria contó que los ladrones que ingresaron a la Secretaría el miércoles pasado a punta de pistola, se llevaron legajos de ex represores y denuncias actuales de hechos de corrupción policial, además de una computadora cargada de datos relacionados a la desaparición de personas.

En tanto, por el robo fue detenido un policía bonaerense que trabajó hasta septiembre en la Brigada contra el Narcotráfico, llamado Juan Mateo, quien está sumariado por Asuntos Internos.

Ayer, el presidente de la Comisión Provincial por la Memoria, Hugo Cañón, exigió una "purificación real" de la policía y señaló que el hecho es otro "síntoma" de cómo operan los grupos vinculados con el terrorismo de Estado que aún subsisten en la estructura policial de la provincia.

"Todavía hay más de 9 mil agentes que vienen de la dictadura, de los cuales 3 mil han pasado por centros clandestinos de detención y siguen" en actividad, explicó Cañón en declaraciones radiales, y evaluó que "si esto no se corta de raíz, si no se hace una purificación real, si no se hace una transformación democrática de la policía, como se hizo con las Fuerzas Armadas, corremos riesgos de que no haya una consolidación democrática auténtica".

Comentá la nota