Restricciones de petroleras hacen faltar garrafas de glp en Corrientes y Chaco

La escasez de garrafas de gas licuado de petróleo (GLP), que ya se aprecia en Corrientes también se reflejará en el Chaco en forma inmediata. Fuentes empresarias advirtieron dificultades originadas en las restricciones en la entrega de gas a las distribuidoras, como en el caso de las que operan en el noreste.
Del mismo modo, la Secretaría de Energía de la Nación estaría aplicando criterios que afectan el ritmo fluido que tenía la provisión de garrafas y también podría terminar aumentando el valor del producto en las redes de comercialización.

Los problemas de abastecimiento ya se sintieron en Corrientes donde una de las distribuidoras locales se quedó sin suministro de las refinerías.

El problema nacional repercutió de inmediato en la única región del país que depende exclusivamente de este formato de comercialización del glp y algunas distribuidoras replicaron la protesta de colegas otras provincias, cerrando los establecimientos.

El lockout se mantuvo hasta que intervino la Secretaría de Energía y dispuso que se inicie un proceso de atención de urgencias para normalizar el abastecimiento del GLP. Los problemas de abastecimiento de las petroleras afectan a toda la cadena de distribución desde hace al menos dos meses, con la reducción de la entrega regular a la mitad. Una de las distribuidoras correntinas afectadas fue Norte Gas, de la francesa Total Gas, que se quedó sin reservas desde el jueves por falta de entrega del GLP desde las petroleras para el fraccionamiento en garrafas. Se estima que el lunes o martes recién se normalizará totalmente el proceso de distribución.

En declaraciones al diario correntino El Litoral, Aldo Rivas, directivo de la compañía en Corrientes, advirtió que de continuar con estos problemas las distribuidoras podrán volver a realizar una medida de fuerza.

"Desde hace dos meses venimos reclamando sobre los problemas en la entrega de GLP para fraccionarlo, pero la Secretaría de Energía no nos dio una respuesta. Ahora se cerró del todo el grifo y no nos dieron una fecha de normalización. Por eso decidimos protestas cerrando los locales", dijo Rivas para asegurar que el desabastecimiento también se resintió en el resto de las distribuidoras.

Cambios en los subsidios

El esquema de distribución cambió normativamente su escenario a partir del subsidio nacional a las garrafas, establecido en octubre del año pasado, con lo cual rebajaron los precios a costos populares. Por caso, la de 10 kilos se bajó a 16 pesos. El Gobierno nacional se comprometió a no dejar sin gas a nadie.

"Incluso se prevé que si hay algún problema en el suministro, deben destinarse cargas de otras compañías para cubrir el déficit", explicó Rivas.

Pese a estas disposiciones, y con los primeros coletazos energéticos por estos días de predominio de una ola de frío polar, los problemas en el país aparecieron en uno de los eslabones principales de la distribución del GLP.

En medio de esta dificultad en las reservas, también se vio amenazada la actividad laboral de miles de empleados de las distribuidoras.

Ahora esperan que no se produzcan nuevos cimbronazos en la cadena de producción y distribución.

Comentá la nota