La restricción a las slots sigue retrasándose en el Concejo

El último plazo que se había establecido para tratar la limitación horaria era hoy. Sin embargo, volvió a postergarse por falta de acuerdo. El oficialismo y el PJ tratan de consensuar una posición común.
La fe­cha lí­mi­te era hoy. El in­ten­den­te Juan Ju­re les ha­bía pe­di­do a los con­ce­ja­les que la res­tric­ción al ho­ra­rio de las tra­ga­mo­ne­das se tra­ta­rá, a más tar­dar, es­ta se­ma­na. Los con­ce­ja­les, que lle­van des­de ju­lio del año pa­sa­do dis­cu­tien­do si li­mi­tan o no el ne­go­cio de las slots, es­tu­vie­ron de acuer­do y fi­ja­ron el 19 de mar­zo co­mo pla­zo má­xi­mo. Sin em­bar­go, el tra­ta­mien­to vol­vió a re­tra­sar­se y el jue­go no apa­re­ce en­tre los pro­yec­tos que se tra­ta­rán hoy.

En el ofi­cia­lis­mo in­di­ca­ron que el tra­ta­mien­to po­dría dar­se la se­ma­na pró­xi­ma o, tal vez, la otra. Por lo pron­to, en los pró­xi­mos días, el blo­que de Río Cuar­to pa­ra To­dos se reu­ni­rá pa­ra de­fi­nir una po­si­ción uni­for­me den­tro del mismo. Es de­cir, has­ta aho­ra, ni si­quie­ra el ofi­cia­lis­mo ha ter­mi­na­do de de­fi­nir cuál se­rá su pos­tu­ra. Hay di­fe­ren­tes po­si­cio­nes y la pos­tu­ra ma­yo­ri­ta­ria apun­ta a que la sa­la de jue­gos de CET no fun­cio­ne más de 10 ó 12 ho­ras por día. Se es­tu­dia, ade­más, la po­si­bi­li­dad de ce­rrar di­rec­ta­men­te un día de la se­ma­na, que po­dría ser el lu­nes.

La dis­cu­sión por el ho­ra­rio de las tra­ga­mo­ne­das co­men­zó en ju­lio, ni bien asu­mió el go­bier­no de Ju­re. Al prin­ci­pio, el in­ten­den­te di­jo que ha­ría to­do lo po­si­ble pa­ra erra­di­car­las de Río Cuar­to. Sin em­bar­go, con el co­rrer de los me­ses, esa pro­pues­ta ex­tre­ma de­ri­vó en una res­tric­ción del fun­cio­na­mien­to. Hu­bo una au­dien­cia pú­bli­ca y, a fi­nes del año pa­sa­do, to­do pa­re­cía en­ca­mi­na­do pa­ra apro­bar el lí­mi­te ho­ra­rio. Pe­ro el tra­ta­mien­to en el re­cin­to fue re­tra­sán­do­se y su­pe­ró to­dos los pla­zos.

En dis­cu­sión

En el jus­ti­cia­lis­mo in­di­ca­ron ayer que la ra­zón del nue­vo apla­zo es que la in­ten­ción del ofi­cia­lis­mo es con­sen­suar una po­si­ción co­mún. Co­mo hay dos blo­ques que tie­nen po­si­cio­nes que los dos ma­yo­ri­ta­rios juz­gan ex­tre­mas, no ha­bría po­si­bi­li­da­des de lo­grar la una­ni­mi­dad. El Fren­te de la Gen­te, del con­ce­jal En­ri­que No­vo, pos­tu­la que de­be­ría apro­bar­se una or­de­nan­za que erra­di­que el ne­go­cio de las tra­ga­mo­ne­das en Río Cuar­to. Por su par­te, Eduar­do Scop­pa, de la Coa­li­ción Cí­vi­ca, sos­tie­ne que CET no pue­de fun­cio­nar más de 6 ho­ras por día y, co­mo ex­cep­ción, 8 ho­ras los fi­nes de se­ma­na.

Los blo­ques que no es­tán de­ma­sia­do le­jos en sus po­si­cio­nes son el jus­ti­cia­lis­mo y el ofi­cia­lis­mo. El PJ pos­tu­la que de­be­ría apli­car­se el de­cre­to que Al­ber­to Can­te­ro fir­mó cuan­do era in­ten­den­te y que es­ta­ble­cía 13 ho­ras de fun­cio­na­mien­to pa­ra las slots. Por su par­te, el blo­que de Río Cuar­to pa­ra To­dos sos­tie­ne que CET de­be­ría abrir en­tre 10 y 12 ho­ras. Es de­cir, en rea­li­dad, es­tán a só­lo una ho­ra de di­fe­ren­cia.

“Va­mos a ha­cer to­do lo po­si­ble pa­ra en­con­trar una po­si­ción con­jun­ta. No son di­fe­ren­cias in­sal­va­bles y es­ta se­ma­na va­mos a tra­tar de sa­car una pos­tu­ra co­mún pa­ra que la vo­ta­ción se pro­duz­ca la se­ma­na pró­xi­ma”, di­jo Víc­tor Nú­ñez, je­fe del blo­que jus­ti­cia­lis­ta.

Uno de los pun­tos que re­tra­só el de­ba­te fue la ame­na­za de la em­pre­sa de ini­ciar una de­man­da mi­llo­na­ria con­tra la Mu­ni­ci­pa­li­dad por al­te­rar las con­di­cio­nes de un ne­go­cio que es re­gu­la­do por la Pro­vin­cia. Por otra par­te, la Lo­te­ría, em­pre­sa es­ta­tal, tam­bién des­li­zó que po­dría acom­pa­ñar a CET co­mo de­man­dan­te.

Por otra par­te, aho­ra que la cri­sis se con­vir­tió en rea­li­dad, hay te­mor en el Con­ce­jo por las con­se­cuen­cias que po­dría ge­ne­rar la res­tric­ción: se po­drían per­der has­ta 70 em­pleos si la li­mi­ta­ción ho­ra­ria es de­ma­sia­do es­tric­ta.

Comentá la nota