Restaurantes de Villa Carlos Paz deberán tener menú impreso en Sistema Braille

Continuando con una serie de medidas tendientes a facilitar la integración de las personas con discapacidades físicas, el Concejo de Representantes de Villa Carlos Paz aprobará -el próximo jueves- una ordenanza que establece que los restaurantes y bares de la ciudad deberán contar con un menú impreso en Sistema Braille y macrotipo. La iniciativa, que tiene ciertas similitudes con la normativa que ya se aplica en Córdoba, contempla que las cartas se implementen en los establecimientos gastronómicos en un plazo de noventa días.
Luego de discutir su aplicación en el seno de la comisión de interpretación y reglamento, los ediles resolvieron aprobar la nueva legislación, que comprenderá también a las confiterías, pizzerías, snack bar, salones de té y afines que se encuentren dentro del ejido municipal.

Con su sanción, se buscará reducir los inconvenientes que sufren las personas cuya visión está totalmente afecta, como así también aquellos que presentan serias limitaciones para poder ver. Se trata de un proyecto que sigue la misma línea de la ordenanza que exige la colocación de butacas para obesos en las salas teatrales carlospacenses, buscando ir reduciendo las "barreras" existentes para las personas con discapacidades dentro de la ciudad.

Al respecto, sobre las especificaciones, se conoció que las cartas deberán ser impresas en macrotipo de papel opaco, sin plastificar, con un gramaje que no transparente lo escrito en la otra cara, permitiendo además un alto contraste entre el color de la letra y el blanco del papel, mientras que el fondo deberá ser completamente liso. La letra será de tamaño grande (preferentemente de entre 14 y 16 pulgadas), con una fuente legible y con encabezados fácilmente identificables (en negrita y con mayor tamaño).

Respecto al braille, se determinó que el papel deberá ser cartulina tapa, de 120 gramos color manila, para facilitar su entendimiento. Uno de los puntos que todavía se encuentra bajo el análisis de los integrantes del cuerpo legislativo tiene que ver con un artículo, contemplado en el proyecto elaborado por la radical Alejandra Villafañe, donde se establece que las cartas y menúes sean actualizadas periódicamente (conteniendo el nombre y descripción del plato, bebidas disponibles y sus respectivos precios). También, en el supuesto de que el servicio gastronómico este orientado a público extranjero, se está barajando la posibilidad de que las cartas sean redactadas en inglés y castellano; aunque este punto quedaría a criterio de los propios empresarios.

En una entrevista concedida a EL DIARIO, Villafañe destacó: "Es una propuesta que tenía más de un año en la Comisión de Interpretación y Reglamento, porque había sido una propuesta que habíamos presentado junto a Oscar Sépola y que estaremos sacando esta semana. Decidimos reflotarlo un poco viendo lo que se había dado en Córdoba con la aprobación de una normativa de características similares". "Vamos a exigir que los establecimientos gastronómicos incorporen cartas en macrotipo y braille, aplicando así una medida que existe en pocos lugares del país"; agregó la legisladora radical.

Finalmente, Villafañe puntualizó: "La idea es integrar un poco a todas aquellas personas que tengan una capacidad diferente, para que pueden ir a un restaurante, puedan hacer una elección de forma propia y tengan cierta independencia. Es muy importante porque sirve para seguir profundizando las medidas tendientes a la integración".

Comentá la nota