Los restaurantes porteños siguen sufriendo los efectos de la crisis

Si bien hubo un leve repunte con la llegada de la primavera, la mejora no compensa los meses malos y en el sector estiman que este fin de año no será mejor que el pasado
El fantasma de la Gripe A ya quedó lejos, pero los restaurantes porteños aún no lograron recuperarse del golpe recibido en julio, cuando el número de comensales se redujo de 35% a 50%, según el local, con respecto al mismo mes de 2008.

En agosto y septiembre, recuperaron de 10% a 15% de demanda contra julio pero todavía están de 20% a 30% por debajo de iguales meses del año pasado, y todo parece indicar que el fin de año no será mejor.

"El clima cálido contribuye a incentivar las ventas, de 7% a 11%, porque la gente sale más a la calle, sobre todo los fines de semana, y se nota una mayor ocupación en espacios abierto de restaurantes", explicó Luis María Peña, presidente de la Asociación Porteña de Hoteles, Restaurantes, Confiterías y Cafés (Ahrcc).

Los números aún no sirven para compensar la caída que registran desde la crisis del campo, en marzo de 2008. "La gente se habituó a reducir gastos, no es fácil volver rápidamente a los valores previos, ni en cantidad ni en calidad", advirtió Peña.

"La demanda sigue baja, por la falta de turistas. Repuntó un 10% contra julio, pero no es aún suficiente", comentó Hugo Echevarrieta, propietario de la parrilla La Brigada, en San Telmo. "Julio fue peor que la crisis de 2001, porque trabajamos mucho con extranjeros, que no vinieron por temor a la gripe, sumado a la crisis económica. Y todavía estamos 20% abajo en relación con 2008", precisó Osvaldo González, socio de Million, que en diciembre cumple una década en Barrio Norte.

En algunos restaurantes apuestan a que los congresos internacionales que se organizan este mes en la ciudad ayuden a reactivar sus ingresos, sobre todo en zonas turísticas, como Puerto Madero.

"Un congreso sobre Medio Ambiente trajo bastante gente en septiembre. Al menos ahora tenemos espera ciertos días para comer, claro que de 15 a 20 minutos, no de dos horas como el año pasado. Y se comienza a notar más la presencia de europeos y brasileños", aseguró Gastón del Valle, gerente de Salón de Cabaña Las Lilas.

El bajón sentido en Puerto Madero llevó, por ejemplo, al cierre de Justo Corrientes y a que otros restaurantes estuvieran al borde de bajar la persiana.

Predicciones

Para lo que resta del año se prevé una recuperación mes a mes, pero no con respecto a 2008. "Se espera que el consumo se amesete, no que se revierta la caída. Y, para eso, se incentiva a la demanda con todo tipo de promociones, para mujeres, o en ciertos días de la semana, after offices, degustaciones, en función del medio de pago, entre otras. Que las tarjetas y marcas elijan la gastronomía para premiar clientes nos alienta, porque quiere decir que pese a todo sigue siendo valorada por la sociedad", comentó Peña, de la Ahrcc.

Pese a todo, se nota cierto optimismo en la actividad. "Ya se ve una reactivación del turismo y comienzan las reservas para diciembre", destacó González, de Million.

"Para fin de año va a repuntar de 10% a 15% la demanda por las despedidas de empresas y porque esperamos más turistas. Pero no vamos a llegar a los valores de 2008, cuando ya había caído bastante", agregó Echevarrieta, de La Brigada.

Y Del Valle, de Cabaña Las Lilas, agregó que "hay una leve mejoría, pero no será lo mismo que el año pasado, será peor. Esperamos al menos que 2010 sea similar a 2008 en ventas y ya en 2011 recuperar la actividad de 2007. Pero en este país no se puede prever mucho", aclaró.

Comentá la nota