Resta definir un sistema de jueces provisorios

La irrupción institucional del Consejo Asesor de la Magistratura (CAM) centrará y monopolizará en este órgano todo lo relacionado con la selección previa -mediante concursos públicos- de los interesados en cubrir las vacantes que se produzcan en el Poder Judicial y que, hoy por hoy, son más de 30.
Antes de llamar a los concursos habrá que conformar el CAM, lo que demandará la celebración de sendas elecciones para la designación de los representantes de los magistrados inferiores y de los abogados, respectivamente. Por eso, en el seno de la Corte Suprema de Justicia, según pudo saber LA GACETA, reinan dos criterios. El primero es que hay que concentrar todos los esfuerzos en el CAM para que, con la mayor celeridad, se aboque a la selección de quienes ocuparán los cargos definitivamente. El segundo parte del supuesto de que los concursos llevarán su tiempo, razón por la que en algunos fueros podrían designarse -en forma excepcional- magistrados provisorios o subrogantes.

¿Silencio legislativo?

El proyecto de ley que impulsa el oficialismo no hace ninguna alusión expresa a la cuestión de las subrogancias, pese a lo que habían sugerido las autoridades del Colegio de Abogados de la capital. Estas esgrimieron que, en el marco de la selección para la cobertura de los cargos en propiedad, excepcionalmente, el CAM podía proponer para subrogantes transitorios a quienes hubieran obtenido el mayor puntaje en la prueba de oposición escrita, con independencia de cual fuera el resultado final del proceso.

Excepcionales

En la Corte hay quienes argumentan que la omisión de la iniciativa de ley no es óbice porque el artículo 1º del proyecto define tajantemente que el CAM es el órgano competente para sustanciar los procesos de selección necesarios para la cobertura de "los cargos vacantes", y no hace distinciones entre coberturas definitivas y transitorias.

Por ende, entienden que, como los sistemas de subrogancias son excepcionales y complementarios del establecido para la selección y designación de los magistrados en propiedad, al CAM le correspondería, eventualmente, articular el mecanismo de subrogancias.

Comentá la nota