Una respuesta a Macri en la calle

Más de 40 organizaciones se movilizarán hoy al gobierno porteño. Repudiarán la amenaza de reprimir las manifestaciones, la designación de Jorge "Fino" Palacios y el accionar de la UCEP. También denunciarán recortes en las áreas sociales.
La gestión PRO sembró la amenaza de que la Policía Metropolitana va a mantener "liberadas" de piquetes las calles y cosechó una buena cantidad de manifestaciones. En repudio a las declaraciones del ministro de Justicia y Seguridad, Guillermo Montenegro; a la designación de Jorge "Fino" Palacios como jefe de policía; y a la UCEP marcharán hoy más de 40 organizaciones sociales, estudiantiles y sindicales, reunidas en la coordinadora "La dignidad no se privatiza". Denunciarán los recortes sociales del gobierno de Mauricio Macri, que "no tiene plata para la educación, pero sí para reprimir". En tanto, el 7 de agosto, el dirigente piquetero Raúl Castells piensa marchar por la ciudad "sin pedir permiso".

Un día después de presentar en sociedad la nueva policía, Montenegro aseguró que "sí o sí hay que poner orden. Hacer cesar la infracción, liberando la vía que está ocupada". Como consignó este diario, el ministro macrista se ganó una catarata de críticas en el mismo día. Hoy tendrá, además, la primera marcha en repudio la Policía Metropolitana. La manifestación será hoy a las 17 e irá del Obelisco al Palacio de Gobierno. La convoca la coordinadora "La dignidad no se privatiza", que integran sindicatos docentes, como Ademys, y organizaciones sociales como el Frente Popular Darío Santillán, el Bloque Piquetero Nacional y Corriente Clasista y Combativa y otras 40 organizaciones. La coordinadora ya hizo otras dos marchas para reclamar que se disuelva la Unidad de Control del Espacio Público (UCEP), que tiene varias denuncias ante la Defensoría del Pueblo porteña por desalojos violentos de personas sin techo.

"Repudiamos los dichos de Montenegro que, cuando no está todavía la policía en la calle, está diciendo que la va a usar para reprimir piquetes", planteó Karina Olivares, vocera de la coordinadora. "Se gastaron un montón de plata en la última tecnología para disciplinar a la sociedad, les dieron los uniformes a quienes estuvieron involucrados en los atentados de la AMIA y, por otra parte, recortaron los programas de niñez y adolescencia, están paradas las obras de infraestructura en las escuelas y están prometiendo desalojos masivos. Sabemos que Macri representa el recorte de todos los derechos sociales del pueblo. Pero detrás no hay sólo una ideología reaccionaria, sino también negociados", advirtió.

En tanto, Castells ya anunció que tiene pensado marchar "sin permiso" el viernes 7 de agosto al Palacio de Tribunales y a la Anses para reclamar el pago del 82 por ciento móvil a los jubilados. "Nos parece burdo y ridículo que a gente que no le cumplen con resoluciones de la Corte Suprema, además la obliguen a tener que pedir permiso para protestar con lo que el Estado no cumple", razonó Castells ante Página/12. "En Capital Federal están todos los ministerios, la Casa Rosada. Va a haber marchas contra el gobierno nacional y el de la ciudad en forma permanente", anunció el dirigente, y sugirió irónicamente que, si no quieren molestias, trasladen "el Gobierno a otro lugar de la Argentina".

"No se busca la criminalización de la protesta social. Esta no es una policía con la única función de reprimir una protesta. Eso es una locura. Acá hay que cumplir con la ley", se defendió ayer Montenegro, pero los opositores siguieron haciendo fila para contestarle por su frase sobre "poner orden". "Eso es la vieja Doctrina de la Seguridad Nacional, son las palabras que usaban los represores ya repudiados por la mayoría de la población argentina", le enrostró María Elena Naddeo, legisladora electa de Diálogo por Buenos Aires.

El legislador de la Coalición Cívica Sergio Abrevaya consideró que "no nos parece importante que se monte una policía que cuesta 500 millones para resolver el problema de las marchas". "No nos hace falta una Gendarmería nueva en la ciudad", afirmó el kirchnerista Juan Manuel Olmos. "Se está formando una fuerza policial con los vicios, con los métodos y con las formas que ya tienen las viejas policías", consideró el ex ibarrista Gonzalo Ruanova. "Lo que hizo Montenegro fue exponer con transparencia cuál es la razón por la que crearon esta maldita Policía Metropolitana –advirtió la legisladora de Nueva Izquierda Patricia Walsh–. La crearon para contar con mejores instrumentos que la UCEP, para ‘limpiar’ el espacio público, para reprimir."

Comentá la nota