La respuesta dura que se coordinó con tres ministros

La Presidenta instruyó una rápida reacción
La dura advertencia de Arturo Valenzuela profundizó el malestar del gobierno de Cristina Kirchner hacia la administración norteamericana de Barack Obama, tensó la relación bilateral, provocó la respuesta de tres ministros y alejó aún más la posibilidad de que la Presidenta pueda reunirse en 2010 con el primer mandatario de los Estados Unidos.

Según confiaron a LA NACION fuentes oficiales, la Presidenta y el ex presidente Néstor Kirchner les ordenaron a tres ministerios una enérgica respuesta al secretario adjunto para América latina del Departamento de Estado de los Estados Unidos.

Valenzuela había hecho un demoledor diagnóstico. Pronosticó que los capitales norteamericanos no tienen intenciones de invertir en la Argentina debido a falta de seguridad jurídica y a las reglas de juego claras.

Los encargados de responder fueron los ministros Florencio Randazzo, del Interior, y Julio Alak, de Justicia, además del canciller Jorge Taiana. Todos en diferentes comunicados que se difundieron a última hora luego de un análisis minucioso en Olivos.

"Lamentamos que algunos funcionarios reincidan en viejas prácticas cuando tenemos expectativa en que se inaugure una nueva etapa en la política exterior estadounidense", replicó Randazzo.

"La Argentina vive una etapa de plena garantía institucional y jurídica y ha dejado atrás la etapa en la que venía un funcionario de otro país a decirle al nuestro cuáles eran las garantías que pretendían en beneficio de sus propios intereses", agregó.

"No hay ningún indicio de que haya inseguridad jurídica o violación a las normas vigentes", dijo Randazzo. "En Argentina si hay algo diferente a la década del 90 es la defensa de intereses, ya que hoy el gobierno defiende los de su pueblo y en aquel entonces defendía los de las empresas que se llevaban millones de dólares al exterior." La Cancillería escribió un comunicado con por lo menos cuatro puntos por destacar:

* "La referencia a supuestos reclamos de algunas empresas, formulada de manera genérica, hace imposible el abordaje de las cuestiones de esta naturaleza", dijo.

* La Cancillería aclaró que dirigió una nota a la embajadora de Estados Unidos, Vilma Martínez, con motivo de declaraciones de un tenor similar formuladas por la misma.

* "Debe señalarse que las autoridades argentinas no han recibido quejas de empresas estadounidenses con intereses e inversiones en la Argentina", aseguró Taiana.

* El Gobierno reiteró su disposición a "analizar todos los aspectos que permitan promover las relaciones recíprocas, especialmente las económicas, entre los dos países. Para este diálogo existen canales abiertos y consolidados, a disposición de ambos Gobiernos".

En tanto, Alak señaló que "la seguridad jurídica es un bien fundamental en el país, que ha sido protegido en las condiciones más adversas" y calificó de "insólitas e injustificadas las declaraciones de Valenzuela".

La relación bilateral comenzó a tensarse hace unos días tras infructuosas gestiones de la cancillería argentina para que Obama visite nuestro país en 2010 si decide viajar a Brasil y Chile. Y en el Gobierno no cayó bien que Estados Unidos ocupara bases militares en Colombia y reconociera las últimas elecciones en Honduras.

Comentá la nota