Una respuesta al déficit habitacional

Una respuesta al déficit habitacional
En este momento, son 2.118 las unidades que se construyen con financiamiento de la Nación. Bahía Blanca revirtió su desventajosa situación de 2004 cuando, implementado el primero de estos planes, fue beneficiada con apenas 248 viviendas.
A mediados de 2004, Bahía Blanca tenía el cupo más bajo en la construcción de viviendas del Plan Federal I. Apenas 248 sobre las 10 mil anunciadas para la provincia de Buenos Aires. Pero eso no era todo: en 2005, si bien se logró aumentar esa asignación a unas 1.700 viviendas, el plan encontró un curioso inconveniente: no había empresas interesadas en licitar las obras.

Su limitado presupuesto y la intensa actividad que ofrecía el ámbito privado desalentaban a las empresas a cotizar para la construcción de estas viviendas. Ese año, mientras en el país se ejecutaban 50 mil casas, en Bahía Blanca no se había colocado un solo ladrillo.

La situación comenzó modificarse en 2006, con la cotización de 105 viviendas en Vista Alegre y 22 en General Daniel Cerri, a las que se sumaron distintos emplazamientos en el ejido urbano.

En 2007 se lanzó el Plan Federal II y el intendente Cristian Breitenstein firmó con el entonces presidente Néstor Kirchner un acuerdo global para levantar 4.233 casas. Actualmente se encuentran en ejecución 2.118, con distintos grados de avance, muchas de ellas ya entregadas.

El Plan Federal dejó de ser una utopía para convertirse en el emprendimiento habitacional más importante de la ciudad en las últimas décadas.

Los números

Trece son los grupos habitacionales en ejecución en la ciudad, con una inversión de 212.774.439 pesos. Tomando valores promedio, construir cada vivienda significa una erogación de 100.000 pesos, con casas de 44 y 55 metros cuadrados.

El Plan Federal incluye dos modelos: planta baja y tipo dúplex. En Bahía Blanca, la distribución de ambos es muy pareja.

Respecto de los adjudicatarios, 1.162 vecinos surgieron de los registros establecidos en el municipio. El resto corresponde a emprendimientos de diferentes instituciones, por caso Luz y Fuerza (160 viviendas), Sindicato Unido de Trabajadores de la Industria de Aguas Gaseosas y Afines (SUTIAGA) (45), Unión Obrera Metalúrgica (UOM) (260) y Sindicato de Choferes de Taxis (260).

Las primeras obras entregadas fueron las del barrio Spurr, en Villa Rosas --como parte de un subprograma de mejoramiento--, levantadas en terrenos que ya ocupaban sus futuros ocupantes.

Los barrios terminados en su totalidad comprenden las 80 viviendas en calles Emilio Rosas y Jorge Moore, y las 105 en Vista Alegre, en calle Don Bosco al 2200.

El resto presenta el siguiente ritmo:

Designación Cantidad Avance Monto de obra

Cabildo 38 32% $2.263.631

Cerri 22 50% $1.939.810

Villa Esperanza (Berutti, Tarija, Avenente y A. Napostá) 172 55% $17.410.370

Vista Alegre (Don Bosco 2200) 105 100% $8.207.596

Luz y Fuerza (Humboldt, Indiada, Baigorria y Patagones) 160 55% $17.623.501

SUTIAGA (Mansilla, Rawson, Los Tamariscos) 276 45% $30.856.000

UOM (Della Valle, Los Naranjos, Bustamante) 260 14% $27.052.137

Cooperativa Choferes de taxis (Pilcaniyén, Rincón, D'Orbigny y Mora) 260 17% $27.033.015

Chacra 344, Sur (General Arias, Chubut, Moore y Neuquén) 146 13,5% $13.721.883

Chacra 344, Norte (Rosas, Levalle, Moore y Chubut) 160 13% $15.130.393

Barrio Spurr (Tierra del Fuego, Harris, Brickman y Esmeralda) 183 100% $18.029.456

Chacras 343 y 356 (Emilio Rosas, Moore, Fitz Roy) 80 100% $5.834.144

Chacras 343, 356, 344 (Undiano y Tierra del Fuego; E. Rosas y Chubut; Villa Harding Green) 256 7% $28.618.503

Cristian Breitenstein

"Una inversión histórica en Bahía Blanca"

Para el intendente, las viviendas en ejecución y terminadas del Plan Federal conforman una "inversión histórica" en la ciudad.

"Desde la lógica gubernamental debemos agradecer al gobierno nacional esta obra que da cobertura a un déficit habitacional e incluso nos permite pensar en continuarla a través del recupero que genere el cobro de las viviendas", indicó.

Si bien se muestra cauto, reitera su "expectativa positiva" respecto de generar una reinversión que permita seguir construyendo viviendas.

Señaló además la dificultad que siempre ha tenido Bahía Blanca para disponer de terrenos donde emplazar estos grupos edilicios.

"Hubo un proceso de planificación para detectar vacíos urbanos y espacios disponibles. Por suerte, se fue solucionando y uno advierte cómo avanzan los distintos barrios", remarcó.

Destacó la importancia de haber revertido la situación inicial, cuando la ciudad había quedado relegada.

"Cuando asumí en 2006, me preguntaban cómo podía ser que La Pampa o pueblos de la zona tuviesen más viviendas que Bahía. Esa situación la revertimos con el Plan Federal II, con un cupo de 3.500 viviendas. Hoy hemos superado a varias provincias y estamos entre las primeras ciudades de Buenos Aires", aseguró.

Breitenstein resaltó que, a pesar de las dificultades financieras que enfrenta la Nación, el dinero nunca ha dejado de llegar, más allá de algunos atrasos.

"Así como tuvimos paciencia para esperar por décadas un programa de estas características, ahora hay que tenerla para soportar esta situación, asumiendo que existe el compromiso para que las obras se terminen", señaló.

Arquitecto David Revale

"Las mejores que se construyen en el país"

"Una reciente auditoría realizada por el gobierno nacional determinó que las viviendas que se construyen en nuestra ciudad están entre las de mejor calidad del país".

De esta manera resumió su satisfacción por el trabajo realizado en el Plan Federal el arquitecto David Revale, director municipal de Vivienda, quien destacó la eficiente labor desarrollada por el personal técnico municipal que supervisa y controla estos trabajos.

El funcionario señaló que además de las 2.118 viviendas en ejecución, están en proceso de inicio otras 162 para Luz y Fuerza, 82 para Vialidad Nacional y 144 para el sindicato de Industrias Petroquímicas.

Acerca del valor de las cuotas que deberán pagar los adjudicatarios, Revale señaló que el mismo será variable de acuerdo con el Plan, aunque no superarán el 30 por ciento del ingreso del grupo familiar.

Precisamente, en la última semana se delineó el contrato entre el Instituto de la Vivienda de la Provincia y la Municipalidad, por el cual un porcentaje de esas cuotas será destinado al municipio, para ser reinvertido en nuevos complejos habitacionales.

"Por eso vamos a ser estrictos en el cobro de las cuotas. La idea es que cuando el Plan Federal termine, nosotros sigamos construyendo viviendas. Para eso necesitamos que cada adjudicatario asuma su compromiso de pago, de manera de lograr que otros puedan también acceder a su casa propia", indicó.

El déficit

Entre 6.000 y 8.000 viviendas es el número estimativo que maneja el municipio respecto del déficit habitacional en la ciudad. El dato surge del registro de inscripción de interesados abierto en la comuna, aunque esa referencia varía cada año.

Ocupación

La construcción de viviendas del Plan Federal en Bahía Blanca hoy da trabajo a unas 600 personas. Acerca de las empresas constructoras que las ejecutan, dos firmas locales tienen a su cargo el 36,30% del total, mientras que el resto se encuentra en manos de firmas foráneas.

Comentá la nota