"El responsable del tránsito es el intendente"

A dos años de la muerte de Lucas Divita. José Joglar, Fabiana Mansur, y Florencia Divita volvieron al lugar del accidente en el que murió Lucas y que involucró a Facundo, su amigo, que hoy sigue recuperándose de las heridas. Mientras tanto, sus familiares y la ONG Valoremos la Vida denuncian "desidia, abandono e irresponsabilidad" y exigen respuesta.

Un rosario con un cordón deshilachado, y que apenas cuelga de una punta, se enreda una y otra vez en el viejo y agrietado poste de un alambrado bajo unos pinos, frente a la avenida San Martín, a metros del ingreso al Club Social y Campo de Pato. Esa marca, que no es resistencia para el fuerte viento de una tarde soleada y fría, es el reflejo, el testimonio vivo de quienes allí perdieron a un hijo, a un amigo, a un ser querido. En ese mismo lugar, hace dos años, moría Lucas Divita, un pibe de 13 años, en un accidente que todavía hoy nadie se explica y que reveló la incapacidad del Estado para resolver un tema central que sigue cobrándose víctimas fatales y que amenaza con transformarse en un estigma para una ciudad que tiene una estadística escandalosa: tres accidentes por día y un muerto por mes a causa del tránsito. En esa misma avenida, que hoy está en reconstrucción, no hay un sólo cartel, los autos sobrepasan los límites permitidos, y ni siquiera en el lugar donde murió Lucas se proyectó una colectora, la colocación de una garita, la construcción de una bicisenda o una rotonda para ingresar al campo de deportes. La Vanguardia reunió en ese sitio emblemático para el tránsito a la fundadora de la ONG Valoremos la Vida, Fabiana Mansur –quien además perdió a su hijo en un accidente de tránsito-, a José Joglar, el papá de Facundo, el amigo, y a Florencia Divita, la hermana de Lucas. Según la estadística del año 2009, a lo largo de estos seis meses hubo más de 150 accidentes de tránsito, y seis de ellos con consecuencias trágicas. Por otra parte, sólo en el primer semestre de este año se superaron las víctimas fatales de todo el año 2008. Fabiana Mansur, quien conduce la ONG, dice que "analizar la situación del tránsito está ligado indefectiblemente a tener que reconocer que hay un punto hasta el que hemos podido llegar y de ese punto no podemos avanzar. Esto tiene que ver con las decisiones políticas, no tiene que ver con nosotros, sino con aquellos que hoy tienen de alguna manera el destino de todos los balcarceños en las manos. Nosotros tenemos una persona que está a cargo del Ejecutivo municipal y que tiene la responsabilidad de velar por la seguridad e integridad de todos los ciudadanos en Balcarce. Duele darnos cuenta de que hay desidia, abandono e irresponsabilidad, y que la vida mía, la tuya y la de tantos balcarceños no cuenta, y que el sacrificio de muchos de nuestros seres queridos que hoy lamentablemente ya no están con nosotros, han pagado con sus propias vidas para que algunas cosas se revirtieran. Hoy estamos parados en este lugar a dos años de la muerte lamentable de Lucas, que hoy tendría que estar terminando la escuela, planificando su vida, sus proyectos personales. Lo mismo para Facu, del que podemos decir que estamos contentos porque él está entre nosotros y en verdad es así, pero qué contentos estaríamos si Facu no hubiera pasado lo que pasó. Estamos parados en el lugar del accidente y las condiciones en que está la avenida San Martín no son las mejores, donde las velocidades no se respetan y falta cartelería. Además me pregunto dónde están los controles de alcoholemia. Tenemos alcoholímetros que ya por el tiempo transcurrido desde que se otorgaron en comodato a la ciudad de Balcarce ya hay que mandarlos a calibrar nuevamente y aún no han cumplido sus funciones y no han sido usados. No hay controles los fines de semana y no hay controles los días de semana, tenemos la misma problemática me parece hoy agudizada y por esta sensación de que puedo hacer los mismo pero ahora con la conciencia plena de que si lo hago no me va a pasar nada".

Pocas respuestas del gobierno . "Nosotros hasta ahora siempre que hemos tenido una respuesta ha sido del secretario de gobierno, que es la persona que nos ha recibido. Pero el responsable del tránsito es el intendente municipal, después hay una línea de autoridad que tiene que ver con determinados funcionarios. Cuando se lo planteamos al secretario de gobierno él nos ha dicho que con los escasos recursos y con el poco material humano que tiene no se puede hacer nada. Cuando Erreguerena se fue teníamos cuatro inspectores de tránsito y hoy, a dos años del accidente y de la gestión del ingeniero Pérez, tenemos cinco. Algunas de las cosas que nosotros solicitamos cuando se creó la ONG, era que esta estuviera trabajando en coordinación con Defensa Civil y con aquellos que integran las redes de seguridad de Balcarce, no lo pudimos concretar, pensamos que era importante que la ONG estuviera notificada en el momento del accidente para que pudiera hacer el acompañamiento de los familiares, para poder brindar la contención. También es lamentable que haya tenido que morir Agustina para que se implementara las medidas de una ordenanza en el cerro que había sido hecha con anterioridad, cuando Agustina rebozaba de salud, juventud y proyectos. La ordenanza se había hecho y se había aprobado en Balcarce y tuvo que dar su vida para que hoy mis hijos puedan circular por el cerro con cierto grado de seguridad. Y estamos igual o peor. Uno puede ver que todavía no se han hecho muchas cosas y te deja ese sentimiento de bronca y de impotencia. Es evidentemente que la sangre de un inocente que se vertió acá, en este mismo lugar, reclama justicia, y reclama cambios".

Comentá la nota