Ya se respira el Dakar...

Ya se respira el Dakar...
Faltan cuatro meses para el comienzo de la gran competencia y Orly Terranova trajo al país un BMW X3 del equipo oficial, con el que triunfó en la fecha del Cross Country, en Santiago del Estero, y con el que correrá en 2010.
Las provisiones de agua siempre parecen pocas en las salinas de Ambargasta, un gran desierto blanco acompañado por un impiadoso sol que eleva la temperatura a los 49 grados. El viento norte extrema aún más las duras condiciones climáticas de la zona.

En el horizonte limpio del desolado paisaje aparecen las primeras máquinas, como si surcaran el desafío de la imponente condición natural del gigantesco salar. Motos, cuatriciclos y el sólido andar de la BMW X3 CC 2010 del X-raid Personal Team, con el que el mendocino Orly Terranova competirá en el Dakar 2010 Argentina-Chile, que comenzará el 2 de enero. El piloto de nuestro país con mayores posibilidades de triunfo en automóviles es esa prueba participó de la tercera fecha del Campeonato Nacional de Cross Country, que tuvo como centro Termas de Río Hondo, a modo de preparación para la gran cita del año próximo.

Luego de dos jornadas agobiantes, en donde la temperatura rozó los 50 grados centígrados, Orly Terranova y Eduardo Pulenta se impusieron tras aproximadamente 400 kilómetros cronometrados de carrera. Los pilotos del equipo oficial BMW lograron una amplia ventaja, de 1h08m15s, sobre su más próximo competidor, el Toyota SW4 del mendocino Billy Young.

Aún se mantienen frescos los recuerdos del Dakar 2009, y, sin embargo, todo se planea para la próxima competencia, a sólo cuatro meses de su inicio. "Estoy en la etapa de intensificar los entrenamientos físicos. Al margen del trabajo planificado, ando mucho en moto y en bicicleta, para fortalecer los músculos del cuello y de los hombros", comenta Terranova, centro de las miradas de la fecha nacional.

-Tras el furor de 2009, ¿cómo manejarás la presión de la gente?

-Eso se siente. Creo que en el último Dakar controlé bien ese tema. Sentía que la gente estaba detrás de mi actuación. Pero en Mendoza, por ejemplo, me fue muy mal, y, sin embargo, no salí después como un loco a fondo. Mantuve la estrategia y luego fui 4º y estuve primero en dos etapas. Pero es tensionante. Y eso se siente para controlar el pie y administrar la velocidad.

-La nueva BMW X3 es más atractiva que la anterior. ¿En qué se modifica el manejo?

-Tiene muchos cambios. Es más compacta y tiene una mejor distribución del peso. Este año se incorporaron Nani Roma y Stéphane Peterhansel y ellos han hecho un trabajo de puesta a punto muy fino. Se notan los cambios.

-Además de la exigencia física, los 14 días de Dakar ponen a prueba el aspecto psicológico también. ¿Eso lo trabajás?

-En Alemania hacemos semanas de pruebas. Y allí hacemos ejercicios raros. Por ejemplo, con los ojos tapados debemos formar con una soga un cuadrado perfecto. En esa situación debemos establecer si hay un líder, si lo hacemos entre todos? Se trabaja en la organización, lo más importante para el Dakar.

Terranova viene con el impulso triunfal de adueñarse de la victoria en el rally de Túnez, un logro que además de potenciar sus chances acentuó la confianza del equipo BMW.

-En Termas corriste por primera vez con tu amigo Eduardo Pulenta como navegante. ¿El será tu tripulante en el Dakar?

-Esa es la idea. Nos conocemos desde chiquitos y eso es muy importante para la convivencia. Ahora debemos ajustar las hojas de ruta y encontrar el mejor feeling entre nosotros. No será fácil, pero estamos muy confiados. Eduardo debe acoplarse también al funcionamiento del equipo.

-¿Cuál es tu próximo compromiso internacional?

-El rally de Marruecos -a fines del mes próximo- es uno de los más exigentes del mundo. Ahí sabremos bien dónde estamos parados como tripulación.

-¿Qué diferencias habrá entre el Dakar 2009 y el que viene?

-El recorrido será muy duro. Con mayor competencia en el desierto de Chile. Se asemejará aún más a las pruebas africanas. Esos tramos serán determinantes. Y la gran diferencia es el desierto de Nihuil, que estará en el tramo final. Esta vez no se definirá la carrera hasta los últimos días.

-¿Salís a pelear el Dakar en 2010?

-Por supuesto. Esa es la idea. Como siempre en esta competencia, el gran objetivo es llegar. Para quien participó alguna vez sabe que eso es una gran victoria. Todo se hace en función de obtener un resultado importante.

* A pura velocidad por la salina

Orly Terranova, con Eduardo Pulenta como navegante, alcanzó una velocidad final de 180 km/h a bordo de la BMW X3 en el desierto santiagueño. El promedio de la primera etapa fue de 117 km/h, velocidades muy altas para máquinas alistadas para la resistencia extrema.

Comentá la nota