“Respeto por lo nuestro”

Bajo la consigna “Respeto por lo nuestro”, la Fundación para la Conservación y el Estudio de la Biodiversidad (CEBIO) lleva adelante un interesante proyecto de protección de la selva de montaña del noroeste argentino y su rica biodiversidad.
Esta iniciativa se desarrolla junto a un grupo de estudiantes de Biología de la Universidad Nacional de Jujuy que afirmaron que es necesario y urgente contar con el apoyo de autoridades del gobierno provincial, los distintos municipios y de todos los sectores de la sociedad jujeña “para lograr un mayor compromiso con el mantenimiento del patrimonio natural de los jujeños”, afirmaron el presidente de la fundación, el biólogo Luis Rivero y la bióloga Natalia Politti.

Este proyecto de conservación y protección utiliza a la especie conocida como “Loro Alisero” (Amazona tucumana), como símbolo de las yungas. El loro alisero se caracteriza por su plumaje verde con manchas rojas en la frente y en las alas y se encuentra únicamente en las yungas. “En ningún otro lugar del mundo existe esta ave”, precisaron los especialistas, que indicaron que “se trata de un animal muy inteligente y sociable, motivo por el cual necesitan de la permanente interacción con otros individuos de su especie”.

Los profesionales y estudiantes que trabajan en esta experiencia de protección del ambiente y su diversidad precisaron que “lamentablemente, al igual que otras especies de loros en el mundo, el loro alisero está amenazado de extinción” y advirtieron que la situación reviste mayor gravedad si se tiene en consideración que se trata de una especie única con números poblacionales pequeños.

Recordaron que esta especie de loro fue ampliamente comercializada en los años ‘80 y que actualmente su venta está prohibida como medida de protección de la especie.

Destacaron que otro factor que amenaza la existencia de estas aves es la explotación forestal no planificada “que ha disminuido en gran medida la cantidad y calidad de los árboles que por sus características son adecuados para la nidificación y alimentación del loro alisero”. Los árboles a los que hicieron referencia son el pino del cerro y nogal, principalmente.

INFORMACION Y

CONCIENTIZACION

“Hace falta informar y concientizar a la gente sobre la importancia de preservar al loro y su hábitat, ya que estas selvas albergan otras especies de plantas y animales que constituyen su extraordinaria diversidad”, expresaron Ariel Cazón y Verónica Miranda, estudiantes de biología de la UNJu que forman parte de este proyecto.

Los jóvenes destacaron que “en la Sierra de Santa Bárbara, en el este de la provincia, se encuentra el dormidero más grande conocido para la especie”, donde habitan aproximadamente 5000 de estos loros.

Las personas interesadas en conocer más detalles del proyecto de Cebio pueden contactarse con sus integrantes ingresando a: www.fundacioncebio.com.ar ó www.cebio.org.ar.

Comentá la nota