Respaldo de Ana Pechen a la Fundación Salmónidos de Angostura.

Respaldo de Ana Pechen a la Fundación Salmónidos de Angostura.
La vicegobernadora participó de una reunión en instalaciones de la Fundación, lugar en el que se producen 500 mil alevinos por año que luego son volcados en ríos de la región, pero se estima que sobreviven sólo unos 20 mil. Cerca de 12 mil pescadores nos visitan anualmente, y se calcula que extraen unas 50 mil truchas en ese mismo período.
"Al gobierno de la provincia le interesa el recurso" expresó la vicegobernadora Ana Pechen a integrantes de la Fundación Salmónidos Angostura, entidad sin fines de lucro de Villa La Angostura que trabaja para el mejoramiento de la calidad de la pesca deportiva; un manejo óptimo en el lago Nahuel Huapi sobre la población de especies de valor deportivo y la concientización de la población respecto del aprovechamiento de las truchas.

La reunión se realizó el pasado viernes en instalaciones de la fundación, a orillas del Río Bonito y escasos metros del lago Nahuel Huapi, lugar en el que se producen 500 mil alevinos por año que luego son volcados en ríos de la región.

Jorge Oría, presidente de la entidad, informó sobre la falta de personal para atender las guardias que se necesitan en la captura, reproducción y cría de alevinos de truchas para su posterior siembra. Como solución se exploraron diferentes alternativas y la conveniencia de avanzar en la firma de un convenio entre la provincia y la fundación, como compromiso y delimitación de roles.

Entre las alternativas se mencionó la venta de ‘permisos de pesca’ que incluye un porcentaje para el comercio o entidad vendedora. También se hizo referencia a la afectación de personal de organismos provinciales vinculados al tema durante los meses de desove.

Como resultado del intercambio, se acordó separar la instancia académica y científica que presta la fundación a investigadores e instituciones universitarias, del imprescindible mantenimiento técnico y funcionamiento del centro.

"Sembrar para el futuro"

La actividad excluyente de la fundación se da en la época de desove de las truchas, que comienza en abril y se extiende hasta noviembre. En ese período, los salmónidos ascienden por el río en contracorriente; mediante rejas son ‘entrampados’ en `piletas’ naturales ubicadas en el curso de agua. Esta tarea es mayormente nocturna, horario preferido por las truchas para hacer el recorrido y requieren del control de personas con prestancia para hacer el trabajo.

Desde allí son trasladas a piletones existentes en la fundación, donde se realiza el desove y la posterior fecundación. El rendimiento supera el 90 por ciento, muy superior al que se da en forma natural, del orden del 10 por ciento. En 100 días, aproximadamente, los alevinos son sembrados en ríos de la región.

De los 500 mil alevinos sembrados, se calcula que sólo sobreviven cerca de 20 mil. Oria dijo que los pescadores que visitan la región en forma anual son más de 12 mil y con un cálculo muy aproximado, según acotó, se extraen 50 mil truchas por año.

El riesgo es importante, acotó el titular de la fundación; "queremos sembrar para el futuro", acotó. La pesca deportiva es un importante atractivo turístico que genera ingresos para la región y la provincia.

En la sala de reunión de la fundación se encuentra una foto de una trucha de 11 kilogramos pescada en la década del ’60. "Esos ejemplares ya no se dan en lagos y ríos de la zona", explicaron los integrantes de la entidad.

Fundación Salmónidos Angostura

El origen de la siembra de salmónidos en lagos y ríos patagónicos se remonta a 1904 con especies provenientes de Estados Unidos, Inglaterra y Alemania. La reproducción natural se dio en la década del 50 y 60, con capturas que colocaron a la región en los primeros lugares a nivel mundial. El incremento de la pesca deportiva, la depredación y factores ambientales redujeron la cantidad de salmónidos, afectando de tal modo el interés por la actividad.

En 1987 un grupo de guardafaunas comenzó la resiembra en un afluente del lago Correntoso. En 1993 se construyó un sistema de trampeo en el Río Bonito, que luego fue arrasado por un aluvión. En ese momento, un grupo de personas interesadas en el tema se unieron para trabajar en la sobrevivencia del recurso ictícola y nació de tal modo, la fundación FSA.

La vicegobernadora estuvo acompañada por los diputados Carlos González, representante de la región; Graciela Muñiz Saavedra, presidenta de la comisión de Medio Ambiente; José Russo y Graciela Castañón.

Por la fundación, también participaron Norberto Devita y Jorge Vignat.

Comentá la nota