Respaldo al paquete económico, pero con algunas observaciones

El vicepresidente de la Nación, Julio Cobos, se manifestó a favor de las iniciativas anticrisis anunciadas por la presidenta, Cristina Fernández, pero consideró que las medidas hacían falta hace mucho tiempo.
“Pero llegaron”, acota para que no queden dudas de que está conforme con la propuesta.

Recordó que el conflicto con el campo afectó la economía -“sería necio el que lo ignore”, dijo- y que tras superarlo sobrevino la crisis internacional. “Hablar de las retenciones, que antes eran tabú, es un buen camino. Pero el sector agropecuario aún necesita plan de fondo. El campo no es la oposición, sino un sector que reclama como lo hace un gremio, y es obligación del Estado atender a todos sea para consensuar o, por lo menos, para escucharlos y luego tomar la decisión, que es del Estado”, acotó. Apuntó que las medidas que faltan las puede adoptar el nuevo Ministerio de la Producción.

Identificó dos medidas fuertes entre las tomadas: “una es la obra pública para sostener el empleo, y está bien. Pero requiere algún retoque lo vinculado a la moratoria, porque no ayuda a estimular o incentivar al que cumplió. No se puede tirar por la borda la cultura tributaria, ni anular el proceso penal. Hay que distinguir entre el empresario que quiso pagar y no pudo, del que hizo un balance mal para evadir”, señaló. Sobre la repatriación de capitales, dijo que hay que distinguir el capital argentino que un día se fue de los otros. “Si no preguntamos el origen, entramos en un serio riesgo”, planteó.

¿Debe seguir subiendo el dólar?, se le consultó. “No hay que temerle a una medida gradual; no podemos tener un dolar congelado con tasas de interés del 25%. Debe ir acompañando la inflación y el interés bancario. En Brasil y en Chile es un valor comercial o de referencia, la gente ni se entera del valor. Pero el argentino está todo el día mirando la pizarra”, respondió.

“Estamos muy lejos de 2001, no hay que ser pesimista ni dramático en ese sentido, pero debemos reconocer que el contexto internacional es muy complicado y que debemos trabajar con medidas consensuadas, discutidas, programadas para evitar un mal mayor, pero el sector político no ayuda en ese sentido -resaltó-. Dentro del contexto que tenemos, con superávit primario, balanza comercial todavía positiva y reservas considerables, necesitamos medidas extraeconómicas más que económicas: son las que dan confianza y credibilidad: un Indec creíble, que no haya delegación de superpoderes, que cada poder esté perfectamente legitimado en el ejercicio de sus funciones y planes a largo plazo”, sostuvo.

Prefirió no opinar respecto de la gestión del gobernador, José Alperovich: “sé que tuvo un gran consenso en la elección y que ahora está atravesando complicaciones. Los segundos períodos requieren saber que no se tiene un cheque en blanco, que hay que ser abierto y proclive al diálogo más que nunca”, se limitó a señalar.

Comentá la nota