Respaldo empresario al plan de créditos para alentar la venta de autos

Fue positiva la primera lectura que hicieron algunos directivos del sector automotor sobre el plan de financiación oficial de los cero kilómetro, cuyos alcances precisó el sábado la ministra de Producción, Débora Giorgi.
El titular de Fiat Auto de Argentina, Cristiano Rattazzi, dijo que "todo lo que se pueda hacer para ayudar a la industria automotriz viene bien".

En tanto el secretario general de la Asociación de Concesionarios (ACARA), Ricardo Salomé, le puso números a sus expectativas: aseguró que con este plan se van a vender 140.000 unidades adicionales durante 2009. Y detalló que 100.000 serán autos y otros 40.000 utilitarios y camiones (para estos últimos hay disponibles otros $ 650 millones de la ANSeS).

Según sus previsiones, para el año próximo el mercado demandará en el circuito comercial convencional unas 400.000 unidades, 33% por debajo de este año. De modo que la medida oficial permitiría reducir esa caída de ventas a sólo 10%. "Si este plan funciona, y tiene todas las características que permiten anticipar que así será, podríamos cerrar 2009 con una venta entre 540.000 y 550.000 unidades", agregó Salomé.

Rattazzi se mostró más cauto, ya que es uno de los ejecutivos que tiene que negociar con el Gobierno la rebaja de fábrica con que saldrán los modelos asignados al plan oficial. "Todavía tenemos que ver si no habrá sustitución de ventas genuinas por las que sean generadas por esta iniciativa", dijo. "Pero es una ayuda para la industria, y en estos momentos eso es lo que hay que valorar", dijo.

Las fábricas terminales, nucleadas en ADEFA, resistieron durante las últimas semanas el proyecto inicial de un "auto económico" que impulsaba el secretario de Comercio, Guillermo Moreno.

Pero Moreno logró imponer su idea, con el consenso de las concesionarias, de impulsar un plan de ahorro a 60 cuotas, que garantice la entrega de la unidad dentro de los primeros 12 meses.

Eso sí: Moreno pretendía que los usuarios adjudicatarios de la unidad en las primeras cuotas pudieran retirar el vehículo sin hacer pago adicional alguno. Esa idea también quedó en el camino. Según precisó Giorgi, los adjudicatarios de los sorteos durante los primeros meses, deberán completar el pago de todo el primer año antes de retirar el vehículo.

Para que el plan tenga éxito, aseguran los vendedores, tiene que cumplir al menos con dos premisas básicas: que la ANSeS logre que los bancos ofrezcan una tasa realmente más baja que la que se cobra hoy por un crédito prendario convencional. El precio de mercado, incluyendo todos los gastos (tasa mensual efectiva) es de 36% anual (3% mensual).

Según aseguran en concesionarias, el Secretario de Industria, Fernando Fraguío, les adelantó que la tasa máxima que aceptará el Gobierno será de 15%, esto es, menos de la mitad de lo que hoy piden los bancos. "Si logran bajar los costos, además de la tasa, entonces la cuota será efectivamente conveniente", agregaron en las concesionarias.

La otra clave es la rebaja efectiva con que los vehículos lleguen al mercado. En promedio, el margen comercial de una concesionaria es del 10% y se estima que otro tanto es lo que gana una fábrica terminal. Eso lo sabe muy bien el secretario Fraguío, quien fue director de la fábrica de camiones Iveco y presidente de ADEFA.

Pero en los casos concretos, el margen promedio se diluye. Por caso, fuentes del mercado señalaron a este diario que hasta hace unas semanas, cuando el dólar rondaba los $3,20 por unidad, por cada Ford Ka importado desde Brasil por Ford de Argentina, a la terminal del óvalo le quedaban, limpios, apenas 200 dólares de ganancias. El Ka es, de hecho, uno de los 12 modelos sobre los que el Gobierno negocia ahora las rebajas para alentar el consumo.

Comentá la nota