SIN RESOLUCIóN JUDICIAL Matzkin sigue en el campo

Rincón: en un viejo casco, abandonado, empleados del ex ministro permanecen en el campo. Dijo que no se irá a menos que “me lo ordene un juez”. La resolución judicial del pleito y la controversia por la compra de Tobal tiene por delante un largo camino judicial.
El ex ministro del Interior Jorge Matzkin permanece en un sector del campo “La Guitarra”, mientras aún no se resolvió en la Justicia qué pasará con la propiedad y la ocupación de ese inmueble. La situación está en un impasse, ya que el propietario actual Eduardo Tobal (quien posee un boleto de compraventa y mantiene una disputa con los anteriores propietarios) sigue en el lugar, con el campo en producción.

Matzkin, después del fallido intento de desalojar a Tobal y a sus empleados con sus abogados y con el puntero del PJ Ramón “Pepe” Rodríguez, dijo que no se iba a ir del campo. Aunque admitió que “yo no puedo desalojar a nadie”, advirtió que se quedaría en el lugar: “él (por Tobal) no me puede sacar a mí”.

El ex funcionario dijo que “me voy si un juez lo dice, nada más”. Por ahora ese juez no existe. Matzkin está en una casona ubicada en uno de los ángulos del campo “La Guitarra”. A ese viejo casco, ahora abandonado, se llega por una tranquera que da a un camino vecinal. El otro ingreso, al casco principal que ocupa Eduardo Tobal y sus empleados, es por la ruta nacional 35.

Matzkin aseguró que mientras un juez no lo eche, se quedará en “La Guitarra”. “Voy a dejar un empleado. Se va a rotar. No vamos a hacer nada: no vamos a hablar, no vamos a contestar agresiones, no vamos a movernos de ahí. Pero no nos vamos a ir, a menos que lo diga un juez”.

La pelea judicial se produce por un valioso campo. “La Guitarra”, que fuera propiedad del millonario heredero achense Darío Sarasola, es un campo de 2.500 hectáreas. Lo rodean dos rutas, una nacional y otra provincial, y por un costado atraviesa el acueducto del Río Colorado.

Tobal explicó que inició negociaciones en el año 2007 con Darío Sarasola. Pero, en ese momento, octubre de 2007, Sarasola fallece. Cuando va a firmar el boleto de compraventa, el campo aparece a nombre de tres personas Rodolfo Requejo, su hijo María Cristina y el esposo, Juan Argentino Turri. El boleto de compraventa se firma, con algunas condiciones de venta. Entre ellas la posesión del campo y el pago con la producción.

Después, el escribano García Culla le pidió diferentes condiciones para la firma de la escritura. Según el abogado Miguel Palazzani las condiciones cambiaban: “no quería que (Eduardo) Tobal firmara. Incluso le mandamos una carta documento diciendo que nos digan la cuenta donde quería que depositara el dinero que restaba. Pero igualmente se rescindió el contrato”.

Matzkin dio un acabado conocimiento del boleto de compraventa entre Tobal y Requejo porque accedió al mismo. “Lo hice ver con el escribano. No soy desprevenido”, dijo el ex ministro. También afirmó que en su momento el abogado de Eva Paole intentó frenar la venta de Sarasola a Requejo, pero el juez consideró que aún no estaban acreditados los derechos de la mujer jubilada que reclama la herencia de Rufino Otero. Hoy esa situación, en lo judicial, puede haber sufrido un vuelco. Pero es una situación ajena a la controversia que envuelve la compra de “La Guitarra” por parte del ex ministro Jorge Matzkin.

Comentá la nota