Resistencia recibe una inversión histórica en un año y medio de gestión

Resistencia recibe una inversión histórica en un año y medio de gestión
La ciudad de Resistencia fue destinataria en el primer año y medio de gestión del actual gobierno provincial de inversiones que representan una marca histórica para la ciudad, tanto en el mejoramiento y ampliación del servicio de agua potable como en lo atinente a la red de cloacas, dijo ayer el presidente de Sameep, Gustavo Martínez.
El funcionario, en ese sentido, reclamó una mejor predisposición del gobierno comunal que dirige Aída Ayala e instó a separar la realización de obras "de las cuestiones partidarias que generan discusiones menores".

La mitad de la población

Martínez, en declaraciones a FM Universidad, dijo en cuanto a la coordinación con la Municipalidad de Resistencia, que Sameep "siempre trabaja en comunicación con las áreas operativas y técnicas, pero hay que ajustar más la relación en función de la envergadura de lo que está desarrollando el gobierno provincial en la ciudad".

"Soy absolutamente honesto: hay que tratar de despegar el análisis de las obras de las cuestiones partidarias, o nos quedamos en una discusión menor que no hace al fondo de la cuestión, que es garantizar servicios a la población del Gran Resistencia, que hoy concentra prácticamente al 50% de la población", dijo.

"Tenemos entre 450.000 y 500.000 habitantes, muchos todavía con domicilio legal en el interior, pero que forman parte de las barriadas periféricas de la ciudad, que es donde más necesidades hay. Hay que tratar de poner las energías en las acciones, y no en los detalles, que a veces son excusas", marcó.

Martínez dijo además que "la inversión que se está llevando adelante tanto en agua como en cloacas, es histórica. En lo que va de la historia del servicio, nunca en un año y medio se invirtió tanto. Llevamos ejecutada ya la instalación 124.000 metros de cañerías y más de 80.000 conexiones domiciliarias nuevas, en lo que es redes de agua potable".

A eso sumó que se están encarando los acueductos Norte y Sur, con financiamiento del ENOHSA, lo que permitirá cerrar el anillo de presión del Gran Resistencia.

En materia de cloacas, contó que los trabajos que financian el organismo federal y la provincia darán la posibilidad de que el año que viene "nada menos que 19.000 familias de Resistencia puedan tener servicio de cloacas, cuando hoy tenemos poco más de 50.000 familias conectadas. Eso incluye muchos barrios populosos, que hace mucho tiempo tenían la permanente demanda de saneamiento, como Villa Universidad, Villa Gonzalito, Santa Catalina, Atlántico Sur, Villa Puppo, Los Teros, Villa Federal, General Obligado, Asentamiento Lestani, Villa Palermo I, Villa Ercilia, Barrio San Pablo, y otros, que van a acceder a las cloacas tras esperarlo mucho tiempo".

"Para todo esto, debe haber acompañamiento de la gestión municipal, porque si no lo tenemos entramos en un terreno de discusión que no tiene ningún sentido, porque éstas son obras que van a quedar para la posteridad", subrayó.

En Barranqueras

Esta semana hubo también una recorrida con el gobernador en Barranqueras, revisando obras hidráulicas como desagües pluviales, en el Canal Clayton, que se financia con un crédito internacional tomado por el Ministerio de Infraestructura de la Nación.

"Esta obra da tranquilidad, porque Barranqueras sufre el hecho de estar en una depresión geográfica que hace que ante una precipitación importante hace que una parte de la población sea afectada cuando eso sucede", explicó.

Con la intendente de la localidad, Alicia Azula, dijo que ya se está hablando, también, para una inversión significativa que prevé la conexión cloacal para el 80% de Barranqueras, donde actualmente sólo una quinta parte de la ciudad tiene ese servicio.

Mediante el Programa Norte Grande, se inició la gestión ante el BID, para obtener financiamiento destinado a una nueva planta en General Roca, con un acueducto desde allí a Pampa del Indio y Laguna Limpia, con derivaciones a Las Garcitas, Ciervo Petiso, Capitán Solari y Colonias Unidas, obra que costaría unos 80 millones de pesos.

Esa zona es una de las más castigadas por la sequía. "Por eso se trata de una obra importante, que dará una solución duradera y sustentable para la falta de agua en esas localidades", dijo Martínez.

Comentá la nota