Los residuos pasan a manos municipales

Con la supervisión del PE, seis intendentes crearon un consorcio para brindar una solución a la problemática del área metropolitana. El ente deberá elevar al Estado un plan para el transporte, la separación y la disposición final de los desechos en Overa Pozo.
- Domingo, hablá vos.

- Noooo, yo no.

Frente al pedido no correspondido del gobernador, José Alperovich, por parte del intendente de la capital, Domingo Amaya, el uso de la palabra recayó en el secretario de Medio Ambiente, Alfredo Montalván. El funcionario del Poder Ejecutivo se puso de pie y, ante una mesa que completaban tres ministros y otros cinco jefes municipales, ponderó el convenio que se acababa de firmar en la Casa de Gobierno.

Ayer quedó formalmente conformado el consorcio intermunicipal por el cual se establece que la gestión de los residuos sólidos urbanos será abordado de modo integral: comprenderá la generación, la clasificación, el transporte, la transferencia y la disposición final de la basura. Emocionado, Montalván felicitó a los intendentes Amaya, Julio Silman (Alderetes), Zacarías Khoder (Banda del Río Salí), Daniel Toledo (Yerba Buena), Luis Morghenstein (Las Talitas) y Javier Pucharras (Tafí Viejo).

Destacó que con la sanción de la Ley Nº 8.177 (devolvió la responsabilidad de la manejo de la problemática a cada jefe municipa)l, Tucumán se encuentra en "el justo medio". Como en una clase, el funcionario fue respondiendo una a una las preguntas del mandatario. "Desde Ushuaia a La Quiaca, sin contar Misiones, el indicador ambiental del país es la basura", improvisó. "¿Por qué Misiones?", lo detuvo Alperovich. "Porque tiene 23 estaciones de transferencia de los residuos", respondió. "Es decir que lo tiene resuelto", acotó el gobernador, tras lo cual el titular de Medio Ambiente retomó el hilo conductor de su exposición, al advertir que la Provincia acompañará a los intendentes en esta empresa. "¿Cuándo crees que va a estar operativo?", lo interrumpió por segunda vez el gobernador. "Queremos tenerlo antes de las lluvias", le explicó Montalván. "O sea que desde enero de 2010 se podrá tirar la basura allá", lo conminó el titular del PE.

"¿Alguno de ustedes quiere hablar? ¿vos, Daniel?". Tras los aplausos de rigor, Alperovich volvió a ofrecer la palabra a alguno de los seis intendentes presentes, aunque esta vez con mejor suerte. Obediente, el jefe municipal de Yerba Buena tomó la posta y agradeció al gobernador ("a vos, José", se dirigió), y afirmó que se trataba de una muestra de que se podía trabajar en serio, "sin mezquindad ni egoísmos políticos".

El propio Alperovich cerró el informal acto concretado en el antedespacho de la Gobernación. "Esto es mucho más importante de lo que la gente piensa, porque es un plan a 50 años", aclaró. Luego, volvió a comprometerse con los intendentes a quienes, según dijo, la Provincia asistirá financieramente porque el traslado de los residuos del Gran San Miguel a Tucumán a Overa Pozo será mucho más caro que el que se paga actualmente hasta Pacará Pintado. "No menos de $ 1 millón por mes", adelantó. "No sólo nos ocupamos del ya: si bien esto no da votos, sí da salud a los tucumanos", concluyó.

Comentá la nota