Los residuos cloacales a la ría, sin tratamiento previo

La planta depuradora de la Tercera Cuenca no está funcionando. Las imágenes a las que tuvo Frente a CanoTV demuestran que los residuos no son tratados como deberían dentro de la terminal.
El líquido que llega de la red no ingresa a la planta para ser sometido a los procesos de filtrado, oxigenación y separación del barro, sino que pasa directamente a unos piletones donde solamente reciben un tratamiento de cloro, antes de ser arrojados al mar.

Entre otras irregularidades, no estarían funcionando las bombas de extracción de líquidos, ya que se rompieron y no habría dinero para repararlas, ni el brazo mecánico de la pileta donde se separa el agua del barro.

Además, hay dos bombas nuevas que no fueron colocadas y los tableros eléctricos tampoco funcionan a la perfección. Hay una conexión bastante precaria para hacer funcionar los motores que arrojan el cloro.

La situación no es nueva, sino que las imágenes demuestran lo denunciado en marzo pasado por Integración Ciudadana.

En aquel momento, ABSA emitió un comunicado en el que informaron que la planta se encontraba en un "proceso de ajustes", debido a que era nueva.

Informaron que entre los ajustes periódicos necesarios se encuentran la readecuación del funcionamiento en uno de los sedimentadores y en los sistemas de recirculación de lodos. "Estos ajustes requieren, en ciertos momentos, enviar parte de los líquidos sin su tratamiento completo", indicaron.

Comentá la nota